Mujeres Compositoras (Introducción)

Clara Schumann (1.819 - 1.896)
Cuando uno se detiene a considerar los aspectos fundamentales de la Historia humana tiene la sensación de que en todos los avatares y las bondades de la humanidad falta la huella de, al menos, el cincuenta por ciento de los seres que la componen. Es un hecho no controvertido que la Historia ha sido escrita por hombres, si estudiamos sus figuras clave, está claro que la inmensa mayoría son varones. Hay mujeres que han desempeñado un papel fundamental en el transcurso de los siglos, pero son una minoría para la cultura tradicional. Algo tan humano, y tan arraigado en el patrimonio cultural como la música debe, por supuesto, seguir el mismo patrón. Según el conocimiento popular, la totalidad de los grandes compositores son hombres. Sólo cuando profundizamos en la música clásica de una manera más sistemática, comenzamos a descubrir compositoras. Un hecho que me sorprendió mucho fue saber que en la Historia existieron y existen más de 4.000 mujeres compositoras. Y no estoy hablando de los siglos XX y XXI solamente, sino desde épocas tan remotas como el siglo XXIII antes de Cristo. Desde entonces, más de 4.000 mujeres han contribuido al acervo musical con su talento. Entonces, ¿dónde están? No es algo fácil de ocultar o ignorar. Algo muy simbólico es el hecho de que la melodía más universalmente conocida, Happy birthday to you, cantada todos los días miles de veces en el mundo en cualquier idioma, fue escrita por dos mujeres, las norteamericanas Patty y Mildred Hill, en 1.893. La canción es ya de dominio público, pero la melodía fue obra de estas hermanas. 

La compositora estadounidense Pauline Oliveros escribió un interesante artículo ya en 1.970, cito un párrafo a continuación:

"Muchos críticos y profesores no pueden referirse a mujeres que también son compositoras sin usar un lenguaje lindo o condescendiente. Ella es una "dama compositora". Ciertamente, esta expresión es censurable para muchas mujeres que se respetan a sí mismas. Separa de forma efectiva sus esfuerzos de la corriente cultural general. De acuerdo con el Diccionario de la Jerga Norteamericana, "dama" es usado en un contexto que es casi siempre insultante o sarcástico. ¿Qué crítico habla hoy de "caballeros compositores?"

Maria Anna "Nannerl" Mozart (1.751 - 1.829)
No vamos a quitar la razón a la compositora, desde luego, pero podemos añadir que éste es un mundo imperfecto, y a menudo hay que alcanzar los fines mediante medios que también son imperfectos. Pongamos a las mujeres la etiqueta de "compositoras". Si eso sirve para que queden reivindicadas y la gente pueda conocer su obra, adelante, y que me perdone Pauline. ¿Cabría esperar que el mundo conociera de manera espontánea y en términos de equidad al conjunto de compositoras? Muy dudoso. Por fortuna, ya hay una apreciable literatura respecto a este apasionante tema, y las colecciones de música clásica incluyen ya a mujeres en sus catálogos, incluso ya son objeto de ediciones monográficas.

No solamente es una cuestión de simple justicia, además se trata de rescatar obras de arte que podrán ser o no tan inspiradas como las de los hombres, ya que no hay ninguna diferencia intrínseca entre la música de ambos sexos, es algo universal. Y es que, en muchos casos, es música bella y llena de talento, como la de los varones, y aquí en en el Búnker lo vamos a demostrar. En varias entregas repasaremos las vidas y obras de unas cuantas compositoras, las más importantes, y a lo largo de los siglos: sus entornos culturales, especialmente los musicales, y hablaremos de sus vicisitudes.

Cécile Chaminade (1.857 - 1.944) - Concertino para Flauta y Orquesta Op. 107 (1.902)

Es una historia de injusticias, como os podéis imaginar. Pero también es una historia de valentía y pasión, al menos para la gran mayoría de compositoras. De ellas, sólo unas pocas tuvieron un camino relativamente más fácil, aunque poco más. Son excepciones a la regla que podrían resumirse en los siguientes puntos:

    1.- Mujeres que, por su posición jerárquica en la sociedad, tenían acceso a la formación musical y libertad - es decir, poder - para desarrollar sus talentos: emperatrices, reinas, cortesanas, etc, que debido a su estatus social recibieron educación artística como parte de su instrucción. Además, tenían independencia económica y también ayuda de multitud de otras personas que las libraban de las tareas tradicionales asignadas a las mujeres. Es el caso, por ejemplo, de la escritora y compositora Enheduanna, que es considerada ampliamente como la primera persona en la Historia en crear una producción artística propia, la primera autora conocida, antes incluso que cualquier varón. Hija del rey Sargon, fundador de la dinastía acadia en Mesopotamia, lo que hoy es Irak, y vivió en el siglo XXIII antes de Cristo. La reina Ana Bolena (siglo XVI) es también otro ejemplo, o Liliuokalani, la última monarca de las Islas Hawai (siglo XIX). Hay también ejemplos similares pero en el ámbito religioso: Kassia (siglo IX), nacida en una familia aristocrática de Constantinopla y después abadesa de un convento. También abadesa, esta vez de un monasterio, fue Hildegarda von Bingen, que vivió en el siglo XII, figura clave en la Edad Media, no sólo en la música sino también en otros campos científicos y artísticos. 
   
Amy Beach (1.867 - 1.944)
  2.- Mujeres dotadas de un genio tan destacado en la música, que ni siquiera su condición femenina pudo situarlas en el plano de desigualdad general. Talentos demasiado grandes para ser despreciados o denostados, como el caso de Amy M. Beach, norteamericana que vivió entre los siglos XIX y XX, que también tuvo una posición económica desahogada, y sus obras son realmente destacables. Otro ejemplo es Fanny Mendelssohn (1.805 - 1.847), cuya figura también repasaremos.

    3.- Mujeres emparentadas, bien por lazos familiares o matrimoniales, con compositores o estirpes de compositores. Se trata de un grupo numeroso de compositoras. Más fácil para las hijas de compositores, que desde pequeñas nacieron en el seno de familias dedicadas a este arte, que veían como algo absolutamente natural la instrucción musical de hijos e hijas. Por ejemplo, Francesca Caccini (s. XVII), hija de Giulio Caccini, de una familia establecida en Florencia, Italia. Su padre fue uno de los primeros compositores de una incipiente música barroca, figura muy prominente en la música. Su hija alcanzó también una gran notoriedad e influencia. O Fanny Mendelssohn, hermana de Félix, que vivió en el siglo XIX y pertenecía a una familia adinerada de Hamburgo, también muy notable por sus composiciones. Más dífícil, en cambio, lo tuvieron las esposas de compositores, que tuvieron un acceso fácil al mundo de la composición, pero también tuvieron que sufrir, en muchas ocasiones, los egos inflados de sus maridos, que a menudo ninguneaban, e incluso ocultaban, las obras de sus mujeres por celos o inseguridades. Un caso muy representativo es el de Clara Schumann, casada con Robert Schumann, mujer de un notable talento, tanto al piano como en la composición, que casi siempre era considerada como intérprete, no como compositora, a pesar de escribir excelentes piezas, siempre subordinada a su marido. Alma Mahler (s. XIX) fue un caso peor, ya que en sus acuerdos matrimoniales con Gustav Mahler tuvo que renunciar a sus aspiraciones artísticas para dedicarse por completo a la vida marital, aunque también era una excelente compositora.

De todas ellas - y de unas cuantas más - hablaremos en sucesivas entregas, queda por delante un camino de historia y música que esperamos sea de vuestro interés.


Fanny Mendelssohn (1.805 - 1.847) - Obertura en Do Mayor Op. 24 (c. 1.830)







Comentarios