Jeff Lynne's ELO - From Out of Nowhere


Desde hace ya algunos años los seguidores de Jeff Lynne estamos de enhorabuena. Durante este lapso hemos sido testigos del renacimiento de este artista. Tal vez resurgimiento sea una palabra más adecuada después de dos discos de estudio y varias giras en las que ha cosechado un gran éxito. Realmente, no es más que la constatación de que la enorme multitud de fans siempre hemos estado allí. Como en mi anterior crítica (hace ya tiempo de eso) encontraréis un marcado sesgo en mis opiniones, para bien y para mal, pero creo que lo podréis perdonar.



From out of nowhere fue publicado a últimos del año pasado, decimocuarto álbum de estudio si lo consideramos dentro de la discografía de la Electric Light Orchestra. Me acerqué a este trabajo con un poco de reticencia - el anterior disco de estudio, Alone in the Universe, no fue un buen disco, la verdad -. Me preguntaba si éste también sería el mismo caso, pero después de escuchar los treinta y pocos minutos de música, me dí cuenta de que estaba realmente ante otra cosa. Si el anterior mostraba una irregular inspiración, éste estaba cuajado, en cambio, de extraordinarios momentos, aquellos destellos a los que nos tenía tan mal acostumbrados. La luz volvía a brillar. De acuerdo, no es A New World Record, pero ni es el mismo artista que escribió Livin' Thing, ni las circunstancias son las mismas. La evolución es necesaria en todos los aspectos de la vida, y el genio vuelve a brillar en bastantes momentos de este álbum. Diez temas de factura sólida, con ritmo vibrante; el sonido es compacto, contundente, temas de rock y pop con un espíritu muy cercano a la radio fórmula que pueden ser interpretados ante una audiencia motivada. 

Como sucede en otras ocasiones - y aquí influye el gusto de cada uno - el sencillo que sirvió como adelanto del álbum y que le da nombre no es el mejor corte, en mi opinión. Es un tema solvente, desde luego, y hará las delicias de cualquier fan con las inconfundibles armonías vocales y esa melancolía tan querida por sus melodías. Pero sólo tenemos que escuchar el segundo tema para comprobar que la inspiración sube: Help yourself está en los estándares de brillantez propia de Lynne, tiene los condimentos que le trajeron hasta aquí, con una melodía un tanto oscura que después empieza a vibrar hasta alcanzar el clímax en el estribillo. Y toda aquella producción que le define: esos toques de piano descendentes, los arpegios de sintetizador, las capas de guitarras, las armonías vocales, la ruptura en la lógica de los acordes... ¡es Jeff Lynne, por Dios! 

Jeff Lynne's ELO - Help Yourself

Diría que la tercera canción es un poco de relleno si no fuera porque tiene algunos detalles que la salvan de esta categoría: All my love es un tema más plano, con una base rítmica electrónica y un riff de guitarra machacón, roto por un inspirado fragmento con su voz en falsete. La primera vez que escuché el disco, mientras descubría el cuarto título, Down came the rain, temí que From out of nowhere cayera en la órbita de Alone in the universe, ya que la canción recuerda mucho a la tónica del anterior álbum, tal vez sea el corte más flojo del álbum. Sin embargo, la belleza volvió a surgir con Losing you, una triste y lenta balada que canta al amor que está a punto de perderse, muy en la vena de The story of me, aquella cancíón que el propio Lynne escribiera para los Everly Brothers, allá por el 84, o A love so beautiful, del Mistery Girl de Roy Orbison. La tristeza se extiende por la canción, pero su dramatismo le aporta, como digo, una belleza muy intensa. Lynne canta "I'm looooooooooooosing you" y la melodía hace surf sobre los acordes de una manera muy emotiva e inspirada. Realmente un bonito tema, marca de la casa. Y además, mantiene su voz en una buena forma. Después se rompe la tristeza, y entra One more time, un apabullante rocker que te levanta de la silla y te hace moverte. Brillante, viva, sólida, con un ritmo trepidante, una enorme explosión de energía. Cuenta, además, con la única intervención de Richard Tandy a los teclados... (Ya puestos, podría haber llamado también a Bev Bevan, ¿no?) Volvemos a ver al Jeff Lynne de los números rockeros energéticos e impactantes. Y además tiene unos sonidos de sintetizador muy chulos y sorprendentes. 

Jeff Lynne's ELO - Sci-fi Woman


Llamadme raro, pero el siguiente corte, Sci-fi Woman, es mi favorito del álbum. Tiene un ritmo muy pegadizo, con una melodía llena de encanto, y me gusta mucho el arreglo de sintetizador que se mantiene monocorde mientras los acordes giran en torno a él. Un tema genial. Aquí Lynne deja más protagonismo a los sintes, con algún toque aquí y allá de la guitarra eléctrica, Por supuesto, cada cual tiene su propia opinión, pero para mí, Sci-fi Woman es de lo mejor que Lynne ha hecho últimamente, aunque en este disco encontramos muchas muestras de que hemos vuelto a encontrarnos con su música. Goin' out of me es una canción que muy bien podría caber en su álbum de versiones Long Wave, pero con el aditamento de que es un tema de cosecha propia. En esta canción, Lynne no ha renunciado a aquellos temas de sabor añejo, al estilo de los que él mismo escuchaba cuando era niño. Una bonita canción que tal vez quede fuera del espíritu del álbum, pero cuando escuchas esos arreglos de cuerda y esa guitarra eléctrica, lo único que quieres es sentarte a disfrutar. 

Jeff Lynne's ELO - Time of our life

Pero esta calma es tan sólo algo pasajero, pues Lynne continúa con un verdadero plato fuerte del disco, Time of our life, un auténtico sing-along lleno de fuerza que narra la emoción de tocar ante tantos y tantos fans en uno de sus últimos conciertos que tanto éxito han cosechado. Una melodía pegadiza y un ritmo rápido, sin duda uno de los mejores números del álbum, una canción que eleva el ánimo y calienta los corazones. La última canción del disco es una pequeña joya para mí. Melancólica, dulce, Songbird es una canción que sin duda define a Lynne como el autor que es. Con un pie en los sonidos nostálgicos, va desgranando su melodía con parsimonia, con el dominio del maestro. Tiene además, uno de los solos de guitarra más inspirados y emotivos que le he escuchado, precioso de veras. Songbird condensa toda la capacidad creadora del inglés.

¿Recomiendo este disco? Por supuesto... Es un buen disco, que tanto los aficionados como los neófitos podrán disfrutar sin duda. En este disco Lynne recupera lo mejor de su esencia  y la mezcla con la madurez de sus más de cinco décadas componiendo y produciendo para nuestra delicia. Esperemos que vuelva a publicar pronto, y que su inspiración continúe brillando. Con luz eléctrica.


Jeff Lynne's ELO - Songbird






Comentarios

  1. Nada que comentar, no sobra nada, no falta nada.
    Gracias por el post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rafa, por comentar. Veo que estamos sincronizados en este álbum...

      Eliminar
  2. Me gusta mucho este disco, me pasa lo mismo que comentas con Alone, que me pareció un disco mediocre, pero éste trabajo sí tiene eso que hace de Jeff Lynne un genio. No es, como dices, uno de los clásicos de ELO p¡es que han pasado 40 o 50 años! Gran artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el anterior fue un poco decepcionante, lamento decirlo, pero este sí es un buen disco, lleno de grandes detalles. Esperemos que todavía le quede mecha para un disco más, al menos, ¿no?

      Eliminar

Publicar un comentario