lunes, 30 de mayo de 2011

Las cinco mejores bandas sonoras de la historia del cine (por Irene Sanz)

Cuando se me propuso redactar un artículo desde Música para el Búnker acerca de “Los mejores discos de…”, enseguida brotaron de mi cabeza multitud de ideas, multitud de estilos musicales, multitud de temáticas. Y con tanta multitud llegaron también las dudas, las indecisiones… Las malditas “comeduras de coco”. ¿Qué escoger? ¿New Age? ¿Clásica? ¿Medieval? Con cada estilo musical nacían cientos de discos y cientos de compositores a los que escoger para ocupar el ranking.
Entonces surgió la idea de hacer “las cinco mejores bandas sonoras de la historia del cine”. El resultado, creo yo, no es malo.
A lo largo de todos estos años de corta pero abigarrada historia del cine ha habido auténticas joyas musicales que han ido naciendo y afamándose conforme el propio cine se ha ido desarrollando y perfeccionando. Desde los mismos albores del cine – los hermanos Lumière, Georges Méliès, David Griffith – la música en el éxito o el fracaso de una película ha sido esencial, y es que una película sin música no es nada. ¿Quién no recuerda el comienzo de Drácula (1931), con ese acertado primer movimiento del Lago de los Cisnes, de Tchaikovsky?
Querámoslo o no, la música está en todas partes, en nuestro día a día, en nuestras ensoñaciones, en todos los momentos de nuestra vida, desde que nacemos hasta que morimos. De un modo u otro la música nos hace tener sueños, y los sueños nos hacen necesitar música. Y el cine como tal es una fábrica de sueños. ¿Dónde mejor podría desarrollarse la música, si no es en el cine?
Ha sido una complicada tarea tener que hacer una selección adecuada de estas cinco mejores bandas sonoras, puesto que la gran cantidad y la enorme calidad de las que dispone la música del cine han imposibilitado decidir con facilidad. Aun así, ahí van mis cinco bandas sonoras, a pesar de haber desechado auténticas maravillas. Espero que os guste leerlo y escucharlo tanto como me ha gustado a mí escribirlo:









Dieciocho son las canciones que componen la banda sonora de la primera película de la trilogía de El Señor de los Anillos, dirigida por Peter Jackson, y protagonizada por actores como Elijah Wood, Viggo Mortensen, Liv Tyler o Cate Blanchett.
Compuesta por el genial Howard Shore, allá por el 2001, se ha hecho con una popularidad de lo más justificada. Canciones como “Concerning Hobbits” o “Many Meetings” pueden sonarnos a cualquiera. Entre las colaboraciones, contamos con Enya en la composición de “May It Be” y “Aníron”.
Como curiosidad puede contarse que tanto Aníron como Lament For Gandalf fueron escritas en Quenya y Sindarin, las dos preciosas lenguas élficas que J.R.R. Tolkien creó y perfeccionó durante toda su vida.

Aníron
O môr henion i dhû:
Ely siriar, êl síla
Ai! Aníron Undómiel.
Tiro! Êl eria e mor.
I´lir en êl luitha´uren.
Ai! Aníron.








Esta otra banda sonora no podía faltar en este ranking, y es que el afamado John Williams en ella hace las delicias de cualquier amante de la magia, o más bien, de la música mágica.
Dirigida por Alfonso Cuarón, protagonizada por Daniel Radcliffe, Rupert Grint, Emma Watson, y Michael Gambon, y estrenada en el año 2004, Harry Potter y el Prisionero de Azkabán constituye no sólo un prodigio musical, sino también visual. Son veintiuna las canciones de este disco, y ninguna resulta aburrida o disonante. Contamos con tracks tan diferentes como “A Window to the Past”, “Secrets of the Castle”, o “Hagrid the Professor”. Además contamos con la curiosa “Double Trouble”, en la que canta un poco convencional y ligeramente inquietante coro de jóvenes.


Double Trouble
Double double toil and trouble,
Fire burn and couldren bubble,
Double double toil and trouble,
Something wicked this way comes.
Eye of newt and toe of frog,
Wool of bat and tounge of dog,
Adder's fork and blind worm's sting,
Lizzard's leg and howlet's wing.
In the cauldren boil and bake,
Fillet of a fenny snake,
Scale of dragon tooth of wolf,
Witches mummy maw and gulf.
Double double toil and trouble,
Fire burn and cauldren bubble.
Double double toil and trouble,
Fire burn and cauldren bubble,
Fire burn and cauldren bubble.
Something wicked this way comes.








En Música para el Búnker ya nos hemos ocupado antes de esta maravillosa pero lamentablemente olvidada banda sonora. A pesar de no ser una película conocida, se trata de una de las joyas del cine clásico francés, dirigida por Jean Cocteau, y protagonizada por Jean Marais y Josette Day. Su BSO le hace una total justicia. Su compositor, Georges Auric (1899-1983), creó una obra maestra que puede tenerse perfectamente en cuenta independientemente del film, pues por sí misma es lo bastante importante como para elegirla entre las mejores composiciones de todos los tiempos.
A finales de 1994 se volvió a grabar en Moscú, al cargo de la Moscow Symphony Orchestra, junto con el maravilloso Axios Chorus.
Los veinticuatro tracks que tiene son capaces de envolvernos en un ambiente de ensoñación típico y nada desdeñable de los cuentos de hadas. Entre ellos contamos con “Le Souper”, “L´attente”, o “Le miroir et le gant”.








Danny Elfman es otro grandísimo compositor de creatividad inmensa al que no se podía ignorar. Dirigida por el excéntrico y genial Tim Burton, estrenada en el año 1990, y protagonizada por un escalofriante Johnny Depp, por una joven Wynona Rider, y por un anciano pero fantástico Vincent Price, esta película y su banda sonora forman un todo homogéneo y perfecto. El film no sería nada sin su música, y la música no sería nada sin su film.
Muy en su estilo, Elfman sabe transmitir al espectador y oyente tanto miedo como tristeza, tanto rechazo como empatía, tanto magia como realidad, a través de canciones como “Ice Dance”, “Castle on the Hill”, “The Cookie Factory”, o, la más conocida de todas, “Introduction”, usada en el anuncio televisivo de un famoso perfume.
La última de las canciones, a modo de curiosidad, se trata de “With these hands”, de Tom Jones.









El Ilusionista, del año 2005, película dirigida por Neil Burger y protagonizada por magníficos actores de la talla de Edward Norton, Jessica Biel, Paul Giamatti y Rufus Sewell, cuenta con una extraordinaria BSO llena de fuerza y seriedad, capaz de provocar todo un torbellino de sentimientos y emociones, tal y como la propia película pretende conseguir. Fue el aclamado pero también criticado Philip Glass el encargado de componer estos veintiún tracks, cada uno cargado con una emotividad distinta y única, sin por ello abandonar su propio y característico estilo.
Canciones como “The Orange Tree”, “The Ilusionist”, “Meeting in the Carriage” o “Eisenheim Disappears” hacen de esta banda sonora no sólo una joya entre todas las de la historia del cine, sino también una de las mejores obras jamás antes compuestas por Glass.


9 comentarios:

  1. Jejeje... Qué selección tan simpática... aunque conociéndote lo hubiese adivinado sin marlo! No sabía lo del Ilusionista, de esa no habíamos hablado.
    La verdad es que hay tantísimas BSO buenas que es tremendamente complicado decidirse por cinco!

    Y qué opinaría Paul Quinn...???

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí señor, Hermann, ha sido complicadísimo tener que seleccionar y desechar entre tantísimo como hay, y con tanta calidad. ¡Y claro que lo hubieses adivinado, me conoces de sobra! :D

    La bso del Ilusionista es preciosa, si tienes oportunidad búscatela, no creo que te defraude.

    Bueno, jejeje, seguro Paul Quinn que diría que falta la de Blade Runner, aunque en cuestión de gustos no me atrevo a aventurar nada cuando se trata de él, jajaja...

    Muchas gracias por comentar, Hermann, y me alegro de que te haya gustado!!!

    Un abrazo gordo!!

    ResponderEliminar
  3. Danny Helfman me gusta bastante, pero Philip Glass (incomprendido por muchos) me encanta... La bella y la bestia también, ciertamente es muy interesante a nivel sonoro... Las otras dos son grandes bandas sonoras, pero ya sabrás que no soy el mayor amigo de las superproducciones jejejejje ;D
    Muchas gracias por la información y mis felicitaciones por el artículo Irene :D

    ResponderEliminar
  4. Es verdad!!!! Philip Glass según sé ha sufrido unas cuantas críticas, primero por su peculiar estilo de composición, y segundo por no sé qué calumnia que hablaba de que era demasiado raro que fuese tan prolífico, que ahí había tongo, jejeje. Pero da igual, los grandes siempre tienen envidiosos...
    Hijo, pa gustos los colores, jejeje, me alegra que te haya gustado!!!!
    Un saludo, y gracias por el comentario!!

    ResponderEliminar
  5. Excelente artículo... define perfectamente los gustos de Irene, no solamente por las bandas sonoras, sino por un cierto tipo de cine... ya se sabe que cada uno tiene su opinión. Yo también hubiera incluído "Eduardo Manostijeras" - aunque la peli me decepcionó un poco. De Philip Glass hubiera escogido "Mishima", aunque la BSO que cita Irene también es estupenda.
    También incluiría Blade Runner, si bien para mí es más que una banda sonora, es más una película en sí misma. Felicidades por otro gran artículo, iNere.

    ResponderEliminar
  6. ... y en cuanto a Philip Glass, para uno de los compositores más originales y personales de todos los tiempos - tal vez junto con Bach y Debussy. Para mí ya es todo un clásico. Creo que es el único compositor de quien escuchas diez segundos de una de sus obras y ya sabes que estás escuchando a Glass.

    ResponderEliminar
  7. Mamma mía, qué tema más DIFÍCIL!!!! Aquí es evidente que jamás habrá acuerdo entre los melómanos, ni de coña jajajaja. Se nota que eres muy joven en las elecciones, te han impactado BSOs relativamente recientes. Yo habría puesto las de El Padrino, Star Wars, Blade Runner jajajaja, soy un vejete!! Eso sí, la de El Señor de los Anillos es una pasada!

    ResponderEliminar
  8. Pues sí señor, qué buen articulo de Irene. Mi favorita, sobre cualquiera de las otras cuatro BSO, es El Ilusionista. Magnífica, arrebatadora, portentosa...¡¡¡Homérica!!!.
    Me quito el cráneo ante la creatividad de Glass.
    Felicidades al Búnker y a Mr. Crow por estos colaboradores tan estupendos. Mª Ángeles.

    ResponderEliminar
  9. ¡Jo! ¿Tan previsible soy? Qué bárbaro... En fin, pues sí, me delato en mis gustos de cine, jejeje, no puedo evitarlo: antes la magia que la realidad en el cine, para ver penurias ya me busco yo otros modos.
    "Eduardo Manostijeras" fue quizá la primera de las BSO´s que supe que tenía que aparecer, es de por sí una obra maestra. Sobre Mishima, pues tienes razón, tío, aunque yo de esa banda sonora no conozco gran cosa.
    (Apunte mental: Blade Runner NOOOO, jajajaja)
    Totalmente cierto: Glass es reconocible aunque escuches unos pocos segundos, tiene su sello en cada nota.
    Álvaro: SÍ, jajaja, complicado, además de que no sólo se trata de elegir música, sino también cine, y en cuestión de música de cine todos tenemos nuestras inclinaciones. Imagino que conforme más adulto es el cinéfilo, más antigua es la BSO de su devoción -aunque no pierdas de vista la de la Bella y la Bestia, cuidadín, jejeje-. Echando un vistazo general a todas ellas, una se da cuenta de que tiene ciertas preferencias por los coros -la Bella y la Bestia, Eduardo Manostijeras, La Comunidad del Anillo... son tres BSO´s con coros-. Otros cinéfilos preferirán música electrónica, o de mil estilos, de modo que consenso no habrá nunca, jejejeje. Y no es porque seas un vejete, es simplemente que tu época marca en cierto modo tu gusto. Como a todos!
    Y Mª Ángeles (conocida como "mami"), pues síí, el Ilusionista es homérica!!
    Qué testamento. Bueno, un saludo a todos!!!!

    ResponderEliminar

Buscar