lunes, 15 de noviembre de 2010

Georges Auric: La Belle et la Bête (B.S.O.- 1946)


Por Irene Sanz Montero

En el año 1946, y bajo la dirección del conocido Jean Cocteau, nació la preciosa película “La Bella y la Bestia”, de título original “La Belle et la Bête”, protagonizada por Josette Day (nacida el 31 de julio de 1914) y Jean Marais (nacido el 11 de diciembre de 1913), que sería amante del propio director durante muchos años. Una película tan singularmente bella como ésta bien se merecía una banda sonora genial, llena de magia y misterio, evocadora como pocas, sinceramente, que haya escuchado hasta la fecha, y la elección de su compositor resultó de lo más acertada
Georges Auric, compositor francés nacido el 15 de febrero de 1899, y fallecido el 23 de julio de 1983 en París, fue el encargado de componer esta maravillosa y mágica banda sonora, después de conocer, en la década de los años 20, tanto a Jean Cocteau (nacido el 5 de julio de 1889, y fallecido el 11 de octubre de 1963), cineasta, poeta, pintor, dramaturgo y novelista, como a Erik Satie (17 de mayo de 1866 – 1 julio de 1925), compositor y pianista de gran renombre, lo que le permitió en buena forma componer musicales y escribir poesía. Desde mediados de los años 30 su principal tarea se basó en hacer música para películas, componiendo más de cien bandas sonoras desde el año 1936 hasta el final de los años 60, lo que desde luego asombra hasta al más templado, pues tal cantidad de inspiración y trabajo es por descontado del todo inusual. Resalta, como no podía ser de otro modo, La Bella y la Bestia, hecha entre los años 1945 y 1946.
Gracias a la “Moscow Orchestra”, fundada en 1989, y dirigida por Adriano, junto con el “Axios Chorus”, bajo cuya dirección estaba Sergei Krivobokov, se hizo una nueva grabación de esta banda sonora en el año 1992.
La Bella y la Bestia posee veinticuatro maravillosas piezas, quizá cortas, pero en sí mismas espectaculares, mágicas, misteriosas y llenas de ternura, en ocasiones lánguidas, y en ocasiones fuertes, vivas y hasta juguetonas.


George Auric - La salle des festins

Buen ejemplo de magia y fantasía es “La salle des festins”, que pertenece al momento de la película en el que el comerciante descubre las maravillas del palacio de la Bestia. Una no puede evitar imaginar lugares fantásticos con sólo escuchar unos segundos de esta música, rincones propios de las bellas pinturas de Waterhouse o de Rossetti. “Les couloirs mystérieux”, otra de las canciones incluidas, es una de las más hermosas de toda la banda sonora, suave, dulce, enigmática, evocadora de timidez y cierta congoja.


George Auric - Les couloirs mystérieux

Por otro lado, “La farce du drapier” posee una graciosa y juguetona melodía capaz de hacernos ver, siquiera levemente, al bueno de Lumiere , al intransigente Din Don, o a la encantadora señora Potts, en la versión de Disney de la misma película, del año 1991. Poco tienen que ver, sin embargo, ambas películas.
Por no ser muy extensos, hay que acabar diciendo que esta banda sonora, apenas conocida pero muy bella, hace las delicias de cualquier amante tanto de la música de calidad como del cine clásico en sí, puesto que La Bella y la Bestia une tanto belleza visual como musical.
¡Imprescindible para los soñadores!


George Auric - La farce du drapier

(c) 2010 Irene Sanz Montero

5 comentarios:

  1. Qué buena idea es ésta de añadir a "Las reseñas de Irene" esta recomendación musical y cinematográfica. Tanto la pelicula como la banda sonora son algo extraordinario. En concreto, la musica de Auric es subyugante, evocadora y consigue trnasmitir la atmósfera de magia y encantamiento que preside toda la cinta. A veces de saltarina, otras oscura, otras dá miedo...
    Si los bunkeradictos pueden hacerse con ambas obras, cabalgarán a lomos de la imaginación como no pueden llegar a imaginarse. Felicidades por la eleccion del tema tratado y muchas gracias Irene y Mr. Crow por vuestro trabajo. Mª Ángeles.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, el mérito es de Irene, como sabes... es ella quien escoge los discos a reseñar, yo me limito a "supervisar", jajaja! fíjate, supervisión mínima... Yo no conocía esta bandas sonora, y me ha impresionado por su calidad, su genio y su capacidad para introducirte en la trama. Todo un descubrimiento!!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¿Ves como eres un arca de la sapiencia musical? Ahora, encima, das muestras de tu ilustración en el campo del séptimo arte.
    Me ha gustado mucho "La salle des festins", te hace soñar. Y como bien dices, el tema "La farce du drapier" podría acompañar a Lumiere en la versión animada de Disney.
    Tendré que navegar entre las turbias aguas de Internet para ver qué encuentro al respecto.
    Igual encuentras un "Quijote Z" que una joyita como esta versión de "La Bella y la Bestia".
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Caray, qué de halagos, jajajajajaja. Muchas gracias, chicos, un placer!!!
    La verdad, es una pena que este tipo de obras maestras se queden tan olvidadas, ¡hace falta revivirlas de vez en cuando para que se sepa que andan por ahí como ovejas descarriadas!
    Si tienes oportunidad, Germán, búscate tanto la película como la banda sonora, creo que merece la pena. Todo está en saber buscar en el sitio adecuado. La música es para soñadores, pero la peli ¡es para ilusos!
    Un saludo a todos los bunkeradictos!!
    Irene.

    ResponderEliminar
  5. Pues ¡Hala! voy a meter baza. A mí me parece que Irene lleva razón en lo de que la música es para soñadores, pero a mí me parece que la peli es para chicas (y no todas). Y no por nada especial, es que la pelicula "La Bella y la Bestia" es un cuento de hadas, lleno de símbolos, que hay que ver libre de prejuicios y solo por el placer de darse un festín para los ojos, la imaginación y el alma. Yo os la recomiendo vivamente.
    Y Mr. Crow, queda demostrado tu buen gusto al elegir (y potenciar como lo haces), las reseñar de Irene para tu blog. Un saludo cordial para los bunkeradictos. Mª Ángeles.

    ResponderEliminar

Buscar