sábado, 19 de febrero de 2011

Música del Espacio Exterior: La Era del Space Pop (Segunda Parte)

Continuamos ahora la segunda entrega dedicada a la música Space Age Pop, cuya primera parte presentamos hace ya unos días. Seguimos, pues, con el recorrido por algunos de sus álbumes más destacados:


De nuevo la luna, el sol y el polvo de estrellas sirven de escenario a los bailes de salón, ya que Richard Marino, en su Out of this World, repasa algunos de los grandes clásicos para orquesta. Eso sí, introdujo generosas dosis de sintetizadores en sus grabaciones, gracias al ingeniero de sonido Theodore Keep, verdadero pionero en las técnicas de grabación y proceso del sonido, que supo combinar melodías clásicas como When you wish upon a star con exóticos y misteriosos sonidos. Justamente traídos del espacio exterior, como mandaba la moda. Escuchemos tres pistas del álbum, aquí.





Sid Bass: From another World (1.956)

Después de una introducción misteriosa y oscura, repleta de sonidos extraños y percusiones apocalípticas, Sid Bass nos regala unas buenas sesiones de jazz. Tal cual. Aunque es muy destacable el tratamiento que hace de los sonidos electrónicos, mezclandolos con el jazz, de manera que el resultado final es cuando menos curioso. Además, sus atrevidos efectos sonoros ponen otro punto adicional a su odisea espacial particular. Títulos como Star Dust - sí, sí, el Star Dust de siempre, con efectos extraños - y Stormy Weather (con los mismos excesos del ingeniero de sonido) son buenos ejemplos de este extraño álbum. Escuchemos la música aquí, junto con el tema que da nombre al disco. Atención a la señorita disfrazada de astronauta. Qué bien se lo pasa.


Bernard Herrmann: The Day the Earth Stood Still (1.951)

No he podido resistirme a la tentación de traeros el clasicazo de Bernard Herrmann, The Day the Earth Stood Still, o, lo que es lo mismo, la banda sonora de "Ultimátum a la Tierra", título con el que imaginativamente se comercializó esta película en España, clásico entre los clásicos del cine de ciencia ficción. Premiado con un Oscar, Bernard Herrmann es sobre todo conocido por su colaboración con Alfred Hitchcock, escribiendo la partitura para sus películas más conocidas. En el álbum que nos ocupa, Herrmann despliega todo un ejército de Theremin para crear una atmósfera terrible y ominosa. Imagino que el público de los años cincuenta palidecería ante esta banda sonora, tan efectiva y efectista, que acompañaba la trama de este clásico del cine. Escuchemos tres temas de esta imprescindible banda sonora. Algún día tenemos que dedicar una entrada a este álbum.

9 comentarios:

  1. He leído y oido con auténtico deleite este estudio sobre música y peliculas espaciales y he disfrutado como loca. No solo he podido volver a escuchar la banda sonora de muchas de mis peliculas favoritas, sino que he puesto en fila mis DVD´s y, en cuanto pueda, me daré un atracón de cine inolvidable. Esó sí, con una buena provisión de café cerca. Felicidades por estos dos articulos tan sensacionales y simpáticos. Mª Ángeles.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Mª Angeles! Siempre es bueno retornar a los clásicos, sea en película, música, etc. Esta etapa en la música me ha parecido siempre muy interesante, no deja de tener una buena carga de ingenuidad - tan escasa en nuestros tiempos - y, al mismo tiempo, significaba el deseo de la gente de adentrarse en "otros mundos".
    El café, si puede ser con una pizca de canela, mejor.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. ¡Cómo mola! ¿De dónde sacas estas cosas?
    Me chifla especialmente el último parrafo, el que habla de la banda sonora de Ultimátum a la Tierra. No es sólo una de mis pelis clásicas favoritas, sino que llevas razón al decir que muy seguramente los que fuesen a ver la peli al cine se quedarían pasmados con su música. No es para menos, creo que una película tan gorda como esta necesitaba una banda sonora acorde con ella.
    Muy original, tío, me gusta!!!

    ResponderEliminar
  4. Jajaja! Bueno, iNere, son muchos años escarbando en las profundidades de la internete y los libros. Yo vi la película cuando era un crío y me impactó muchisimo, todos esos rayos de luz saliendo del careto del robot ese, o lo que sea... la banda sonora está genial, y te mete de lleno en la peli...

    ResponderEliminar
  5. "El robot ese", ¡vamos, yo te mato! ¿Cómo que "el robot ese"? Es Gort, hombreee!!!! Vamos, que un loco de la ciencia ficción como tú no recuerde ese nombre es algo inconcebible!!! Jajajjajaajaa.... A ti te impactaría de crío, jeje, pero yo decía "a esos, enchúfales a esos, que huyen!!"
    Es a veces alucinante cómo puede hacer mejorar o hacer empeorar una peli su banda sonora, ¿eh? Cada día se nota más.

    ResponderEliminar
  6. Aaaaahhh!! Gort, vale no lo recordaba. Es que hace años mil que no veo la peli. Es verdad, una banda sonora aumenta la calidad de una peli o la empeora. Un ejemplo de mejorar la película: Eduardo Manostijeras. Por ejemplo. Una peli ñoña con una música excelente. ¿Algún ejemplo más?

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡¿¿¿Cómo que ñoña???!!! Primero el despiste de olvidar a Gort, y ahora esto???? No me esperaba esto de ti... :D

    ResponderEliminar
  8. Bueno, para gustos, hay de todo. Creo que Eduardo Manostijeras es una gran idea no muy bien aprovechada... ¡es que no vamos a estar de acuerdo en todo! ¿no?

    ResponderEliminar
  9. Ea, qué diplomático que es él, jajaja, y yo tratando de armar bronca...

    ResponderEliminar

Buscar