lunes, 13 de febrero de 2012

Rarezas Musicales: Vangelis - Silent Portraits

Silent Portraits es, posiblemente, uno de los álbumes más difíciles de conseguir actualmente. Se me ocurre que tal vez con Musique pour Supermarché, de Jean Michel Jarre, sea una de las dos joyas más esquivas para los coleccionistas, sufridos aficionados que van detrás de la infinidad de rarezas y demás productos extraños - cuando no bizarros - que Vangelis ha creado.

Si eres uno de estos fans y quieres Silent Portraits, has de saber que no está a la venta. No está en las tiendas de discos, ni en Internet. Tal vez, si acaso algún poseedor (ignorando lo que guarda en casa) quisiera desprenderse de esta rareza, quizás pudieras conseguirla en alguna subasta: una odisea, por supuesto, y muy poco factible, por añadidura. Así que vete olvidando de incluir Silent Portraits en tu colección. Pero no te preocupes, en el Búnker, al menos, puedes sacarte la espinita y escuchar este álbum al completo. Y si eres uno de los poquísimos afortunados que posee el exclusivo original, enhorabuena.

Silent Portraits surgió de una idea del fotógrafo italiano Gian Paolo Barbieri, que a principios de los años ochenta viajó a las Islas Seychelles para fotografiar a sus gentes, utilizando una Polaroid y película en blanco y negro. El resultado fue un libro que se publicó en 1.984, con una tirada muy reducida (600 copias firmadas por el fotógrafo) y en exclusiva edición de lujo: tapas duras, con un elegante diseño acabado en terciopelo. Además, cuenta con una introducción del cineasta especializado en documentales Frederic Rossif, con quien ya trabajó Vangelis en una apreciable cantidad de proyectos. La música debía escucharse mientras se hojeaba el libro, como un complemento al mensaje de las imágenes. El disco se incluía con el libro. Tan solo dos pistas - lacónicamente tituladas I y II - y poco más. Si no habeis escuchado este trabajo, os sorprenderá. Al menos la primera parte, de una gran belleza, con un piano eléctrico como protagonista y algunos toques de sintetizador aquí y allá. Nueve minutos preciosos. La segunda parte se basa en ritmos electrónicos, y tal vez sea algo más rutinaria. Pero, en definitiva, es todo un tesoro escondido en una isla perdida. Lo peor es no encontrar el mapa que nos lleve allí. Vamos a escuchar este trabajo integramente. ¿Porqué lo he colgado al completo? Porque tengo el disco.

No, es broma.


I

II




5 comentarios:

  1. Bueno, poderlo escuchar es ya todo un privilegio… Eres muy afortunado jejejejeje! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, a veces es muy sorprendente que estas obras tan difíciles de encontrar puedan escucharse fácilmente; esa es una de las ventajas de Internet. ¿Te imaginas que no existiera la red? En ese caso, sería muy complicado escuchar este álbum que, dicho sea de paso, es bastante bonito pese a ser tan desconocido...

      Eliminar
    2. Hermoso tema... Digno para mi top 3 de Vangelis

      Eliminar
  2. Saludos, alguna manera de conseguir el mp3?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Bodega Ateneo, y bienvenido... me puse en contacto contigo en Facebook...

      Eliminar

Buscar