miércoles, 21 de diciembre de 2011

Enya: And Winter Came… (por Irene Sanz)



De cara a estas fechas tan entrañables, en las que, como casi todos los años, el mundo se hace renovadas promesas de paz y prosperidad, desde Música Para El Búnker hemos querido hacer un pequeño homenaje a la Navidad, a través de uno de los discos navideños tal vez más impresionantemente bellos del estilo New Age. Nos referimos, como ya podéis imaginar, al álbum And Winter Came, de la muy afamada Enya. Este disco, lanzado a la venta tres años después del enorme éxito cosechado con Amarantine (2005), es, desde su comienzo hasta su mismo final, un soberbio recital de belleza, dulzura, amor en cada nota y acorde, y, por qué no decirlo, también de fastuosidad. And Winter Came… es un disco de Navidad, pero también de invierno, de ilusiones renacidas para los tiempos venideros, y cada uno de sus doce preciosos temas nos ayuda, a su manera, a conseguir aquello que pretende: contagiar los buenos propósitos, que es en esencia lo que la sociedad demanda con la llegada de cada Navidad.

5.- Trains and winter rains. 
6.- Dreams are more precious. 
7.- Last time by moonlight.
9.- Stars and midnight blue. 
10.- The spirit of Christmas past. 


Como es ya su costumbre, Enya – de quien ya hemos hablado en más de una ocasión, y para quien hemos tenido siempre unas más que buenas palabras – nos deleita con una – eso sí, para nuestro gusto – escasa pero genial lista de temas, cada uno con una intención más que definida: relajar, alegrar y hechizar. El disco comienza con un precioso tema que da nombre al disco, de piano y coros, tan característicos de esta artista que sería imposible no relacionarlo con ella en caso de no saber su procedencia. Le sigue Journey of the angels, de una bella cadencia más parecida a una canción de cuna que a una de Navidad. Quizá la más alegre, aquella que más cumple con el apelativo de villancico, sea White is in the winter night. De ritmo más bien rápido y melodía risueña, haría evocar a cualquiera una mañana despejada tras toda una noche sin parar de nevar. El cuarto tema, O Come O Come Emmanuel, es sin lugar a dudas el más tristón o melancólico de todo el álbum. Lejos de parecer una melodía navideña, más bien parece hablarnos, según la historia, del fatídico destino de aquel niño nacido hace 2012 años. Respecto a Trains and winter rains, se trata, sin duda, del tema principal del disco. Hechizante, enigmática, arrebatadora, Enya consigue sumergirnos en ese universo suyo de magia y misterio que pocos artistas consiguen. Veamos el videoclip oficial:


  


Enya también es capaz de arrancarnos una sonrisita encantada cuando nos regala el tema One Toy Soldier. De alguna manera podría evocarnos un delicioso momento, quizá el mismo día veinticinco de diciembre, rodeados de aquellos a quienes queremos, e inmersos en olores dulces y familiares. Un tema que llama poderosamente la atención es el penúltimo, My My Time Flies. En él, Enya se deja llevar por un ritmo inusual en ella, así como por una melodía y el uso de unos instrumentos totalmente desacostumbrados en ella. Sin embargo, no deja de ser un tema delicioso. Y el disco finaliza con un increíble Oiche Chiuin (tradicionalmente, Silent Night), que podría decirse va más allá de todo lo terrenal. La fuerza de este tema radica, precisamente, en su increíble delicadeza, a través de esa amalgama de voces, de ese registro colectivo de cantos que tan común es en esta artista. Nos encontramos, así, con una joya musical fuera de lo común, ideal para estas frías pero dulces fechas de renovación, nuevas promesas, y deseos por cumplir.


5 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho. (pese a que no soy el mayor seguidor de su música…) Eso sí, destacar este precioso trabajo. Es uno de los mejores en cuanto a música navideña… El artículo precioso y muy detallado. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Enya y este trabajo está logradismo.Y el articulo vá a la par.¡Enorabuena por tan estupendo articulo!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Víctor y Anónimo!!!! La verdad es que, aunque Enya no sea para mucha gente un referente musical - porque detractores de ciertas músicas siempre los hay, y no es malo, todo lo contrario - sí que hay que reconocer que tiene un tirón muy importante...
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, este es es un disco total y absolutamente recomendable, y no solo para estas fechas deliciosas. Inspira, conmueve e incluso invita a tararearlo segun van transcurriendo sus minutos. Buena elección, Irene. Un saludo cordial, Mª Ángeles.

    ResponderEliminar
  5. Gran reseña para un buen disco navideño... aunque en el caso de Enya, la música transciende lo que es la propia Navidad... un álbum para escuchar reposadamente, realmente bonito!!

    ResponderEliminar

Buscar