lunes, 12 de septiembre de 2011

Rick Wakeman: Journey to the Centre of the Earth

Ciertamente, el rock sinfónico no podría entenderse sin la figura del extraordinario teclista, productor y compositor Rick Wakeman... constructor de piezas conceptuales brillantes como la que ahora nos ocupa: Journey to the Centre of the Earth (Viaje al centro de la Tierra). Durante los años setenta, Wakeman publicó una serie de míticos álbumes-concepto, basados principalmente en pasajes de la historia (The six wives of Henry VIII, The Myths and Legends of King Arthur and the Knights of the Round Table, discos que forman, junto con el que tratamos ahora, una tríada importantísima en el sinfónico). En esta ocasión, Rick Wakeman nos narra con su música la epopeya de los héroes de la novela de Julio Verne del mismo nombre, acompañado por una competente banda de rock - entre sus músicos, Steve Howe y Bill Bruford, ex-compañeros de Wakeman en Yes - y la London Symphony Orchestra y el English Chamber Choir... ábum que fue grabado en vivo en 1.974, del cual se vendieron 14 millones de copias, convirtiendose en el álbum de rock progresivo más exitoso de la historia, alcanzando los primeros puestos en las listas de ventas - cuando estas listas todavía significaban algo - y avalado con varios premios internacionales. Además, fue grabado en una sola sesión, ya que en primera instancia estaba planeado grabar dos sesiones, y mezclar las mejores tomas, pero los honorarios que cobraba la orquesta forzaron al teclista a arriesgarse en una sola, resultando una grabación casi impecable (a pesar de que tuvieron que enfrentarse a los problemas del directo, como algún pisotón a los cables y un micrófono averiado).

Está formado por dos cortes, ambos de gran duración, que a su vez se dividen en dos partes cada uno:

Cara uno:

"The Journey"/"Recollection" – 21:20

Cara dos:

"The Battle"/"The Forest" – 18:57


Rick Wakeman nos propone a través de su música vivir la historia que Julio Verne escribió, utilizando toda la paleta de colores de que disponía, con tal maestría y claridad de ideas que en todo momento te sumerge en la acción, ahora utilizando la orquesta, ahora la banda de rock, bien mezclando ambos, creando una fascinante "banda sonora", narrada con extraordinario sentido de la acción, que alterna momentos dramáticos con baladas melódicas, episodios de gran intensidad - encarnados sobre todo por la orquesta y el coro - con pasajes más tranquilos, siempre siguiendo el guión de la novela, y atrayendo al oyente en cada momento... todo ello con los omnipresentes teclados de Wakeman, que demuestran por qué está considerado como uno de los mejores teclistas rock de todos los tiempos... una obra maestra del rock sinfónico, que ha inspirado a muchos músicos, profesionales y aficionados, y que constituye todo un hito en la historia del rock.



The Journey.


The Forest.



5 comentarios:

  1. Un trabajo genial... Rick llegó a sufrir infartos (literalmente) debido a la pasión puesta durante la grabación de tan complejas obras de arte. Me encanta pero me quedo con el Six Wives of Henry VIII (personalmente claro) Apuntar que la puesta en escena de este trabajo casi arruina a su autor. Era algo muy expectacular.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario, Victor... Ha cambiado el concepto de la música ¿verdad? Cuando uno piensa en la envergadura de estos proyectos siempre piensa en el gran riesgo que asumían... y sin tener garantizado el éxito comercial. Quizá por eso los setenta fueron unos años dorados en el rock.

    ResponderEliminar
  3. Seguramente sea así querido amigo! A ver si vuelven ;D

    ResponderEliminar
  4. Este es un trabajo único de un músico único. Fantástica reseña!!

    ResponderEliminar
  5. Victor:

    Pues no sé si volverán algún día... quizá en un hipotético futuro en el que las discográficas dejen de hacer producciones baratas para incrementar los beneficios... no me imagino una mega-producción como ésta en pleno siglo XXI, y que conste que yo sería el tío más feliz si apareciera un Rick Wakeman con un álbum así, en fin.

    Alvaro: muchas gracias... es un teclista excepcional, y tiene un concepto musical sorprendente...

    ResponderEliminar

Buscar