lunes, 5 de septiembre de 2011

Epica: The Score (An Epic Journey) - por Irene Sanz


¡No os asustéis, amigos del Búnker! Es cierto que Epica se trata de un grupo de música que responde al estilo symphonic metal, y que de muy pocas maneras tendría vinculación alguna con las temáticas que solemos tratar en este blog. Pero, sorprendentemente, una encuentra ciertas características fascinantes en él, las suficientes como para fijar la vista, al menos un poco, en su trabajo The Score (An Epic Journey).

Este fantástico grupo, liderado por la cantante mezzo-soprano Simone Simons (nacida a principios de 1985), y por Mark Jansen (nacido en 1978) creó en el año 2005, tras el enorme éxito cosechado por su CD Consign to Oblivion, la banda sonora de la película proveniente de los Países Bajos Joyride, estrenada ese mismo año, y protagonizada por Peggy Vrijens en el papel de Joy, Georgina Verbaan como Chantal, y Tygo Gernandt como Tim. Se trata de una intensa historia de misterio y aventura.

El CD The Score cuenta con veinte tracks casi exclusivamente instrumentales, a excepción de tres de ellas (Quietus, Trois Vierges y Solitary Ground), en las que Simons les descubre a los oyentes todo lo buena que puede llegar a ser:

1.Vengeance Is Mine - 1:53
3.The Valley - 2:09
4.Caught In A Web - 4:25
5.Insomnia - 2:07
6.Under The Aegis - 2:49
9.Valley Of Sins - 5:39
10.Empty Gaze - 2:09
11.The Alleged Paradigm - 2:23
12.Supremacy - 3:19
13.Beyond The Depth - 1:55
1.Epitome - 1:17
2.Inevitable Embrace - 3:50
3.Angel Of Death - 3:28
4.Ultimate Return - 4:46
5.Trois Vierges (Reprise) - 2:04
6.Solitary Ground (Single Version) - 4:05
7.Quietus (score version) – 3:55


Cabe destacar el segundo track de este maravilloso CD lleno de fuerza, majestuosidad, misterio y magia, Unholy Trinity, incluido en The Classical Conspiracy, una fantástica edición de dos discos grabados en directo, en el Festival Internacional de Ópera, celebrado con un éxito rotundo en Hungría en el año 2008. Este álbum también es altamente recomendable para los fanáticos de la música clásica, puesto que versionan clásicos de Vivaldi, Carl Orff, Verdi o Prokofiev, así como también soundtracks tan conocidos como el de Spider-Man o Piratas del Caribe. Unholy Trinity es capaz de contagiar esa fuerza arrolladora que es tan característica de Epica, y que en ocasiones actúa como bálsamo contra la languidez de la vida.

Igualmente destacable es la octava canción de The Score, Mystica, todo un homenaje, en mi opinión, a aquellas bandas sonoras de conocidas películas de magia y misterio, o bien cierta influencia (si bien somera) de El Mar, de Debussy.

Pero la que realmente debería llamarnos la atención sobre las demás es sin duda Trois Vierges, una de las tres canciones cantadas de este singular CD. No hay palabras que describan la enormidad de la voz de Simone Simons, puesto que simplemente es grandiosa. No se deberían tener remilgos, en mi opinión, a la hora de hacer una escucha de este CD únicamente porque pertenezca a un grupo de symphonic metal. Que el oyente curioso juzgue si merece la pena o no.


1 comentario:

Buscar