miércoles, 3 de agosto de 2011

Grandes guitarristas: Django Reinhardt

Django Reinhardt, nacido Jean Baptiste Reinhardt (1.910-1.953), es uno de los más sorprendentes y geniales músicos que ha dado el jazz, uno de esos guitarristas que dejan su huella en las generaciones posteriores, principalmente músicos norteamericanos, que continuaron su particular, original y sobre todo, virtuosista visión del jazz.

De origen gitano, los inicios de Django Reinhardt son oscuros y humildes, pero con el tiempo se convirtió en un mito, gracias a su talento y su extraordinaria fuerza de voluntad. Su apodo, Django, proviene de un error del propio guitarrista, debido a que era analfabeto cuando se adentró en el mundo de la música, y se inscribió con el nombre de Jiango Renard en sus primeras grabaciones. Al poco tiempo de iniciar su carrera, la caravana en la que vivía se quemó completamente, y sufrió graves quemaduras en una pierna y en su mano izquierda. Con obstinación evitó que los médicos amputaran las partes heridas, pero su carrera se hallaba en una encrucijada: con sus dedos izquierdos meñique y anular para siempre inmóviles por las quemaduras sufridas, Django Reinhardt se enfrentaba a una retirada forzosa, cuando casi no había comenzado su carrera.

Lejos de rendirse, Django inventa una nueva forma de digitalización sólo con sus dedos índice y corazón. Práctica, talento y sacrificio le llevaron a las más altas cimas del virtuosismo... con tan sólo dos dedos hábiles en su mano izquierda. En 1.934 funda, junto con el violinista Stèphane Grappelli, el Quinteto del Hot Club, en Paris, formación con la que fue mundialmente famoso. Su desconocimiento de la técnica musical tampoco le impidió escribir célebres temas, como "Minor Swing", "Nuages", o "Manor de més Rêves".

Veamosle en acción interpretando con su quinteto "J' attendrai", en 1.939.



Y ahora escuchemos a Django Reinhardt ejecutando otro gran clásico, "I'll see you in my dreams".




4 comentarios:

  1. Es una historia preciosa... Gracias por el maravilloso aporte :D

    ResponderEliminar
  2. ¡Cómo mola! Me encanta el artículo, y muy emotivo, sí señor!!!

    Un tipo con coraje, y mucho talento. ¡Con razón se dice que al talento no lo hunden ni los problemas más graves!

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, Víctor e iNere... una historia preciosa, emotiva, de coraje y talento... desde luego, cualquiera su hubiera hundido con un accidente tan lamentable, pero yo creo que la pasión por la música (o por cualquier otra cosa) lo puede todo... y así, hasta ser un auténtico genio, inimitable... personalmente, me gusta mucho el Swing, así que he disfrutado doblemente con la historia y por repasar mi colección de los 40's , jejeje ;o)

    ResponderEliminar
  4. Sí, totalmente de acuerdo Sr Búnker... La pasión todo lo puede :D

    ResponderEliminar

Buscar