jueves, 12 de mayo de 2011

Richard Souther: Illumination (por Irene Sanz)


El nombre de Richard Souther puede que no nos llame demasiado la atención una vez lo escuchemos, pero sin duda sí que nos logra interesar lo que tengan que contarnos quienes nos hablen de Hildegarda de Bingen, prodigiosa abadesa, profetisa, médica, compositora y escritora de origen alemán, nacida el 16 de septiembre de 1098, y fallecida el 17 de septiembre de 1179.
Richard Souther, compositor, arreglista y productor de sonido, ha sido grandemente aclamado por sus estupendas composiciones de música New Age, especialmente dentro de la llamada música cristiana contemporánea.
Pero definitivamente sería en el año 1997 cuando recibiese toda la fama, con la salida a la venta de su obra Illumination: Hildegard von Bingen: The Fire of the Spirit.

Catorce son las canciones de este álbum, todas ellas compuestas por Souther, y cada una puede decirse con razón que es una joya de la música de inspiración medieval. En esta obra participaron muy acertadamente músicos de la talla de Davy Spillane, compositor y músico nacido en Dublín en 1959, especialmente notable en el manejo de la gaita irlandesa y el whistle, Nóirin Ní Riain, maravillosa cantante, escritora, profesora y teóloga nacida en Limerick, Irlanda, en 1951, Katie McMahon, otra estupenda cantante de Dublín, integrante del grupo de música celta Anúna en el año 1991, o el cuarteto llamado Cello, representante bastante bueno de la música de cámara. Forman entre todos un todo maravilloso y armónico lleno de talento y dulzura, aderezada con la seriedad y la fuerza de la música de inspiración medieval cristiana.

Todas las canciones son cantadas en latín, letras al cargo de Santa Hildegarda de Bingen, y dentro de Illumination podemos encontrar obras tan sensacionales como la primera de ellas, Kyrie, en la que Nóirin Ní Riain canta a las mil maravillas, en tanto que la melodía se presenta mágicamente, tanto como para envolvernos en los tiempos de la Edad Media.

Kyrie

La última canción del Illumination, que se llama In the Sanctuary/Salve, Regina, es, como dice su propio título, una Salve a la Virgen María, que puede llevarnos al medioevo gracias a su increíble capacidad para hacernos evocar otras épocas.
Para acabar, Word of Light, que ocupa el número once dentro de este mágico y evocador álbum, posee una melodía ligeramente melancólica y bella como pocas, conseguida a través del violín y el piano. Otras canciones reseñables de este disco son The Angels, Tree of Wonders, o Solitude. En cualquier caso, esta obra es decididamente recomendable para todos los que busquen la abstracción a través de la música de inspiración medieval.

In the Sanctuary/Salve, Regina

Word of Light


6 comentarios:

  1. Muy interesante... Buen artículo Irene :D

    ResponderEliminar
  2. Mola Irene... este tipo de música de inspiración religiosa está muy bien... ya conocía un poco a Hildegar von bingen por temas sueltos en algunos recopilatorios... interesante sí, Enhorabuena...

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Víctor y Ana!!
    Sí, la verdad es que Hildegard fue una mujer alucinante, llena de vida y de pasión por todo! Parece mentira que en época tan antigua hubiese mujeres tan sabias como ella. Para mí debería ser un referente de toda mujer actual.
    Gracias por comentar, y un saludo a todos!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta, Irene! Ya sabes lo mucho que me gusta todo lo medieval. Hildegard fue una grandísima erudita; no sólo en el ámbito musical, también se acercó a la medicina entre otras ciencias y artes de la época.
    Este disco me sorprendió mucho cuando me lo dejaste, por el aire moderno que acompaña al sonido de la época.
    Me alegra que se haya incluido en el Búnker!

    Hermann

    ResponderEliminar
  5. Mencanta esta Musica Irene, la desconocia por completo, "YO que creia saberto todo"
    Muy buena tu seccion, te lo has currao mucho y muy bien.
    Un saludo,
    Ricardo.
    "Musicas para los Sentidos"

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que te guste esta música, Ricardo. La verdad es que para mucha gente sigue siendo un tanto extraña, desconocida, o incluso algo repudiada, por aquello de que se trata de música digamos de tintes religiosos (creo que es lo suyo, una santa tendrá que ser religiosa a la fuerza). Pero lo que importa es la calidad en este caso, y Richard Souther la tiene, en muchos sentidos.

    Respecto a mi sección, pues hijo, no fue idea mía en principio, Mr. Crow me propuso formar parte del Búnker de esa manera, y aquí estoy.

    Un saludo gordo!!

    ResponderEliminar

Buscar