martes, 22 de febrero de 2011

E.S. Posthumus: Unearthed

Por Irene Sanz Montero


Fue en el ya casi lejano año 2000 cuando los hermanos Franz y Helmut Vonlichten, ambos habiendo recibido clases de piano junto con su madre, crearon el interesantísimo dúo conocido como E.S. Posthumus, siguiendo un estilo musical de lo más peculiar.
Ya su extraño título nos explica un poco el carácter de su obra. Para empezar, E.S. son las siglas de “Experimental Sounds”, mientras que Posthumus haría referencia, como cualquiera puede adivinar, a aquello que pertenece al pasado.
No se puede decir que E.S. Posthumus sea “uno más”. Por el contrario, este grupo de música independiente ha sabido desde su mismo nacimiento dar a sus “hijos” un carácter único, dotarlos de una fuerza especial capaz de retrotraernos a algo más que fantásticas historias.
Su estilo imita el cinematográfico, mezclando para ello la música clásica u orquestal con la electrónica, consiguiendo, aunque no parezca posible, una armonía perfecta en todos los sentidos. Su uso, además, de coros, completa su maestría.
El disco que nos ocupa hoy es el primero que E.S. Posthumus sacó a la venta: Unearthed. Fue en enero del año 2001 cuando esta joya de las “nuevas músicas” vio la luz del sol, y desde entonces se ha venido calificando como todo un éxito dentro de su género.
El aval en este caso corresponde a los magníficos compositores y músicos que jugaron su papel en la “confección” de esta obra maestra. Personajes de la talla de Davy Spillane, Pedro Eustache o Michel Landau fueron quienes lograron hacer del Unearthed un éxito en ventas.
Se trata de un disco formado por trece canciones, a las que sus compositores, queriendo hacer un homenaje al propio nombre de su grupo, titularon con nombres de antiguas ciudades, algunas hoy desaparecidas, y otras muy vivas en la actualidad. Así, por ejemplo, nos encontramos con Ulaid, ciudad de Irlanda a la que la provincia de Ulster debe su nombre, o Menouthis, ciudad egipcia sagrada donde los dioses imperantes fueron Isis y Serapis, y que durante el siglo VIII resultó sumergida bajo las aguas del Nilo por una fuerte crecida. Ciudades como Estremoz, en Portugal, o Nara, en Japón, siguen vivas actualmente.
Como curiosidad, podemos mencionar que varias de estas canciones han sido utilizadas por ciertos personajes importantes dentro del mundo del cine. Tim Burton, por ejemplo, usó las canciones Menouthis y Pompeii para el trailer de la afamada película “El planeta de los simios”, en tanto que la canción Ebla fue utilizada para ambientar el menú principal del videojuego “Ferrari Challenge”.
De entre todas estas fantásticas canciones que componen el Unearthed, destaca Nara, que con su cadencia tranquila y su melodía ligeramente melancólica lograría transportar a cualquiera a un rincón nebuloso típico de la estampa japonesa de Utagawa Hiroshige.
También hay que mencionar la preciosa Cuzco, cuya contenida y a la vez palpable alegría, animada por la ligereza de la flauta, no puede dejar frío a nadie que le “eche un oído encima”.
Y, para los amantes de la música más bien lenta, puede recomendarse la casi romántica Isfahan, última de las canciones incluidas en este primer disco de E.S. Posthumus, de ritmo pausado y melodía que invita a la meditación.
Imprescindible para quienes adoran la música cinematográfica, la orquestal, y la electrónica, puesto que este grupo contiene todo eso, y más.



(c) 2011 Irene Sanz Montero

7 comentarios:

  1. Muchas gracias, Víctor!!!!
    Me hacía ilusión hacer una mención a E.S. Posthumus, su música es extraordinaria, y no se la podía pasar por alto ;)
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante como siempre, Irene. Me ha gustado especialmente Ulaid, una chulada!!

    ResponderEliminar
  3. Jejeje, qué gustazo te habrá resultado hablar de un grupo que te gusta tanto y de los que te grabé entre otros este disco.
    Es una música diferente, original y curiosa que me sorprendió y agradó, y siempre me ha gustado la música orquestal y cinematrográfica (las bso) por lo que comentas. Ya veo que has aprovechado para hacer referencia a algo que vimos con cierta profesora de arte -la estampa japonesa, jaja-.
    Muy buena la reseña una vez más, Irene.

    ¡Un saludete!

    ResponderEliminar
  4. Ey Silvia, muuuchas thenkius por entrar y comentar!!!!!
    Jajajajajaja, joooder, no te lo dije, pero me pasó un accidente con ese disco en concreto el mismo día que me lo diste y no llegó a mi casa!!! No te dije nada por no molestarte de nuevo, ya sabes que me da palo. ¡Ya me perdonarás!
    Sí que es verdad que los que tenemos cierta debilidad por la música de las bandas sonoras también nos decantamos por este tipo de nuevas músicas...
    ¡¡¡Claro que sí, coño!!! De algo tenían que servir las clases de Rosa!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Ahora sí. Entre presupuesto y extracto bancario, Búnker y Posthumus!
    Otro buen aporte para tu colección de reseñas. Ya eres todo una profesional.
    ¿Estampa japonesa? Por todos los dioses del Olimpo... otra vez no! Aunque el tema me gusta...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Oye oyeee, Germán, cuidadito con meterte con la estampa japonesa, que la tenemos!!!! Jajajajaa...
    Muchas gracias por tu comentario, ¡y no me pelotees tanto, que se nota que eres amigo mío!
    Nos vemos en las trincheras, señor Galand!!
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Buscar