sábado, 30 de octubre de 2010

Vangelis improvisa: L'Arbre de Vie (1.981)

El compositor griego Vangelis y el cineasta francés de origen yugoeslavo Frederic Rossif mantuvieron durante varios años una estrecha colaboración. Rossif, especializado en documentales, encargó en ocasiones al músico la banda sonora de sus trabajos. Finalmente, y en 1.981, Rossif se decidió a grabar un documental sobre el propio Vangelis, todo un homenaje al compositor.

Rossif grabó cincuenta minutos dedicados integramente a Vangelis: L'Arbre de Vie. El formato, una entrevista en francés, incluía también fragmentos de documentales de Rossif como "La Fete Sauvage" u "Opera Sauvage", para cuyos rodajes Vangelis compuso la música, con la particularidad de que son temas inéditos, no publicados en la versión original.

Pero Rossif, además, no quería que Vangelis escribiera música para "su" documental; quería que el compositor creara la música de manera instantánea mientras las cámaras rodaban. Quería que Vangelis improvisara, y que la banda sonora quedase guardada para la posteridad desde el momento justo de su creación. Sin producción. Sin mezclas.
Creo que cualquiera hubiese flaqueado, pero Vangelis es realmente un genio, y rodeado de sus teclados e instrumentos de percusión creó en directo música inspirada y sin duda de gran belleza. Si os parece, veamos un fragmento del documental. Sus primeros tres minutos incluyen imágenes con música hasta entonces inédita (lo que también es interesante). Los siguientes minutos podemos ser testigos del inmenso talento creador del griego. Veamoslo, y luego lo comentamos.



Es muy interesante cómo plantea Vangelis su improvisación. Todo la música está basada en un acorde que no varía a lo largo de los minutos. Programa un sintetizador para que mantenga ese acorde y que haga las veces, digamos, de diapasón. Y una vez tiene la tonalidad, va creando variaciones con el piano y el teclado, alternando ambos instrumentos, pero sin salirse de la armonía marcada por el acorde. Es curioso también que a veces deja una nota "larga" en el sintetizador mientras completa la melodía con el piano exclusivamente. Un genio, vaya.
El planteamiento es sencillo, pero hay que ser Vangelis para obtener ese resultado.


Veamos otro fragmento para concluir. Que lo disfruteis.

8 comentarios:

  1. Qué bueno no ser el único! Te invito a http://animalplamet.blogspot.com: Un tena cada dia, todos los dias.

    Saludos desde Buenos Aires, Argentina

    Roberto

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, si hace estas cosas así, por vena inspiratoria y en el momento, no me extraña que sea capaz de crear las joyas que crea cuando lo hace concentrando todo su talento creador. Claro, que con las Bandas Sonoras de "1492" o "Blade Runer" está todo dicho...

    Un abrazo desde las trincheras.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestro interés, Victor, Germán, Roberto.

    Es un placer compartir con todos vosotros estas joyas, son poco conocidas pero muy interesantes. Como dice Germán, está claro que si domina la composición improvisativa de esa manera, "en reposo" y a conciencia es un genio absoluto...

    ResponderEliminar
  4. impresionante, que paz para el alma escuchar estos armoniosos sonidos

    ResponderEliminar
  5. Así es, Ektor, estos minutos que Vangelis nos regalan son paz para el alma, como tú bien dices. Muchas gracias por comentar y bienvenido.

    ResponderEliminar
  6. Simplemente sobrenatural

    ResponderEliminar
  7. Anónimo, muchas gracia por opinar. "Sobrenatural" es una palabra que viene muy bien al tema!

    ResponderEliminar

Buscar