viernes, 8 de octubre de 2010

George Gershwin: Rhapsody In Blue

Dentro de la brillante e influyente escuela norteamericana de la primera mitad del siglo XX, George Gershwin (1.898-1.937) es sin duda su principal figura. Fue uno de los pioneros en crear una música clásica auténticamente estadounidense, fuera de las influencias europeas que habían marcado la vida musical de este país hasta los inicios de siglo. Apasionado por la música, de niño aprendió a tocar el piano sin conocimiento musical alguno. Su padre le veía tan entusiasmado que contrató a un maestro que le enseñara la técnica. En esta época se sumergió en el universo sonoro de Claude Debussy o Chopin... pero el joven George se sentía más atraído por las canciones y comedias musicales de compositores como Irving Berlin.


Dejó sus estudios para entrar a trabajar en una tienda de partituras musicales. Su trabajo era simple y a la vez complicado. ¿El cliente no conoce la partitura? Allí estaba Gershwin con su piano para sacar de dudas. Este trabajo le otorgó una enorme formación y al tiempo un gran bagaje musical. Poco a poco se sirvió de su ocupación para presentar su propia música, principalmente canciones al estilo de Berlin. Su éxito fue tal que tardó poco en eclipsar a este compositor en fama y prestigio.
Fue en 1.924 cuando estrenó su Rhapsody In Blue, no sin polémica. Su rara mezcla de elementos jazzísticos y clásicos produjo una buena conmoción entre los críticos de la época. Inicialmente escrita para piano y banda de jazz, fue orquestada por el estimable compositor Ferde Grofe. A pesar de la controversia, el éxito fue fulminante, y contribuyó a elevar el por entonces oscuro jazz a una categoría universal.

Pulsando en este reproductor podéis escuchar un fragmento de la grabación original de 1.924, grabada en un cilindro de cera, no en un disco fonográfico. Dirige Paul Whiteman, y el propio Gershwin, al piano.



Y aquí podeis escuchar la interpretación - excepcional, por cierto - de la Orquesta Filarmónica de Cleveland, dirigida por Zubin Mehta, con Ivan Davis al piano (Decca). Como podeis apreciar, la obra ha ido transformandose poco a poco de un estilo jazz bastante puro hasta formas más clásicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar