martes, 14 de septiembre de 2010

Mike Oldfield: Voyager


Por Irene Sanz Montero

Inevitablemente, cuando escuchamos el nombre de Mike Oldfield, hasta nuestra mente llega el título de sus discos más famosos: los tres volúmenes de Tubular Bells. Sin embargo, este polifacético compositor y músico tiene joyas con tanta calidad como Tubular Bells, que lamentablemente no tienen, o no han tenido, tanta repercusión como otras. Nos referimos con esto a su disco titulado Voyager, que, si bien igualmente fue todo un éxito allá por el año 1996, lo cierto es que Oldfield ha cosechado una mayor popularidad con otros trabajos, tanto anteriores como posteriores.
Demasiado corto se nos hace este disco cuando escuchamos cualquiera de sus diez canciones, dejándonos un sabor de boca a la vez dulce y amargo. Cinco de ellas son maravillosas versiones de canciones tradicionales, que ha sabido embellecer, pasándolas por su propio y singular tamiz, en tanto que el resto, menos la primera del álbum, obra original de Bieito Romero, son composiciones exclusivas de Oldfield.
Una de las canciones tradicionales más hermosas de “Voyager” es sin duda “She Moves Through the Fair”, que todo el mundo en algún momento ha escuchado, bien en recopilatorios de música celta, bien en algún álbum de música chill out. La maravillosa versión de Oldfield supera con mucho lo que una se suele encontrar. En ella hay un juego tranquilo de tenues coros, al cargo de “London Voices”, y una bonita alternancia de guitarra, violín, y música electrónica. Con tal amalgama de diferentes sonidos se logra crear una atmósfera especial, como sacada de un antiguo cuento. En este punto recomendamos descolgar el teléfono cuando suene esta canción, porque puede llegar a ser realmente molesto.


Mike Oldfield - She moves through the fair

Otra de las canciones de origen tradicional que se incluye en este álbum es la titulada “Flowers of the Forest”, todo un desafío a la habilidad y el talento, en la que colaboraron importantes músicos y compositores de música exclusivamente celta como Liam O´Flynn, que será mencionado más de una vez en el futuro, o los Highland Pipers.
Para no ser demasiado exhaustivos, era necesario terminar haciendo especial mención a la última de las canciones de “Voyager”: “Mount St Michel”, que es una de las mejores piezas musicales creadas por Oldfield. En ella tomaron parte músicos de la talla de Matt Molloy, integrante del grupo The Chieftains, pero también la London Symphony Orchestra. Siendo así, no podemos por menos que decir que se trata de una melodía poderosa, llena de pasión y de arrolladora fuerza, transportándonos, tal y como dice su propio título, al impresionante Monte de San Miguel, capaz de hacernos imaginar fantásticas historias.
Se trata, para resumir, de un disco que merece la pena escuchar y admirar. Se gana por goleada el título de “único”.



Mike Oldfield - Flowers of the forest

(c)2010 Irene Sanz Montero.

6 comentarios:

  1. Me encanta... Precisamente es un disco en el que me he inspirado mucho este verano. Buena elección Pablo!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Victor... se lo comentaré a Irene, que es quien escoge los discos para su sección "Las reseñas de Irene"... yo sé que Mike Oldfield es uno de tus favoritos, no me sorprende que lo escogieras como inspiración. Es un disco realmente espléndido. Recuerdo que cuando salió a la venta lo compré y me quedé maravillado con la elección de las melodías folklóricas, la producción, el exquisito gusto con que está realizado...
    Saludos, y gracias por pasarte por aquí!!

    ResponderEliminar
  3. Nuevamente, muy acertada tu reseña.
    Una pena que en vez de descolgar el teléfono no pudiésemos desterrarlos, aunque sólo sea un poquito, de nuestra rutinaria vida; sobre todo los incordiantes móviles o celulares, que impiden disfrutar de la buena música, de las buenas conversaciones y de los viejos libros.
    Un abrazo desde el ático del "Olympus".
    Germán.

    ResponderEliminar
  4. Pues muchas gracias, chicos!!!!
    Es cierto, Germán, que a veces dan ganas de tirar el teléfono por la ventana, ¡aunque sólo sea por disfrutar de una partida de póquer en La Pitorra!
    Un saludo!!!!
    Irene

    ResponderEliminar
  5. Muy buena reseña. Transparente, nítida, clarificadora. Irene, esta reseña está escrita de una forma tan madura y concisa, tan sin adornos, tan sin artificios innecesarios, -como si pudiéramos mirar la música a través de un cristal-, que dan auténticas ganas de abalanzarse sobre el CD y ponerlo a todo trapo en el equipo de música. Creo que no voy a resistirme.... Saludos a todos los melómanos. Mª Ángeles.

    ResponderEliminar
  6. Efectivamente, Mª Angeles... yo no hubiera descrito mejor la reseña de Irene... aunque es la marca de la casa: sencillez, claridad, síntesis... sin perderse en detalles superfluos. Y creo que sus lectores lo aprecian, dada la cantidad de visitas que sus reseñas tienen. Así que no te cortes, ponte el Voyager en el equipo!

    ResponderEliminar

Buscar