jueves, 17 de junio de 2010

Compositores de Aedea Music: JORGE ESTRADA


Siguiendo el hilo dedicado a los compositores de Aedea Music, nos acompaña en esta ocasión Jorge Estrada, músico de atmósferas minimalistas. Siempre sorprendente, Jorge pinta paisajes con pianos desnudos, mínimos, desprovistos de toda artificiosidad. Más experimentador que clásico, Jorge va desarrollando en su música texturas cada vez más complejas, sostenidas por una inteligente visión del ritmo y atrevidos efectos sintéticos.
Jorge nos ha remitido sus respuestas para que conozcamos más su andadura artística. Mientras, si os parece, escuchemos dos de sus temas, haciendo click AQUI

1.- ¿Cómo y cuando te iniciaste en el mundo de la música?

Si nos referimos a mis primeros contactos con la música, puedo decir que desde los cuatro años que ya podía hablar. Soy de una familia netamente musical, algunos melómanos, algunos ejecutantes, otros compositores y obviamente mi primer instrumento fue el piano.
Sería hasta alrededor de los 9 años que me dio por tocar y aunque resulte extraño, no tenía idea de las reglas de la armonía y componía temas bastante extraños, lejos del modelo clásico, más cercanos a la experimentación con choque de notas, disonancias , etc., tal vez con mayor libertad creativa que después fui perdiendo conforme conocía más reglas.
Luego me dio por componer temas cantados y para eso tomé la guitarra… eso ya fue un poco más sencillo para mí, pues bastaba utilizar los círculos armónicos para que salieran unos cuantos temillas sin mucho valor.
Hasta que ingresé en la Escuela de Música y pude estudiar toda la historia musical y sus formas, desde el canto gregoriano hasta la armonía contemporánea, de todas las formas musicales, yo me quedo con la polifonía y los impresionistas, aunque en mi obra actual muy pocas veces se refleja algo de estos estilos pues me gusta la exploración sobre todo vocal.

2.- ¿Cuanto tienes de autodidacta?

Fui autodidacta hasta los 20 años más o menos, ahora acabo de cumplir los 100 años, imagínate!.

3.- ¿Qué músicos te han influido más?

Palestrina, Mozart, Beethoven, Debussy.
Ya en una etapa más contemporánea hay dos que son muy importantes para mí: Jorge Reyes, un músico mexicano bastante arriesgado que exploró la raíz de la antigua música mexicana y lograba verdaderos viajes sonoros. Una obra en particular que guardo como uno de mis tesoros personales es el álbum “Comala” que está basado en el texto de Juan Rulfo y en el que se podía escuchar a la sacerdotisa María Sabina cantando sus oraciones para introducir a sus seguidores a la otra realidad a través del consumo de hongos alucinógenos.
Por la misma época pude conocer la música de Wim Mertens con un álbum bastante peculiar que para mí fue un descubrimiento “No plains, no projects”. La forma en que la voz era utilizada para acompañar la instrumentación me dejó alucinado. Dando un significado al fonema; la letra no tenía importancia, pues resultaba un metalenguaje entendible como la misma música.
Estos dos artistas me dieron la pauta para comenzar de una vez por todas; mi búsqueda, que aún no termina.
Dentro de la música más popular, hay un montón de músicos y cantantes que me gusta lo que han hecho pero definitivamente mis influencias vienen de otras fuentes.

4.- Cuéntanos brevemente algo sobre tu trayectoria musical.

Mi primera intervención ya más en serio fue a los 18 años más o menos, en la musicalización de una obra de teatro, hice algunas cancioncillas que eran cantadas por el cuadro de actores y que incluso eso me dio la pauta para entrar también al mundo del teatro como actor.
Tuve la fortuna de cantar con la Orquesta Sinfónica de la UG en algunas ocasiones, como alùmno de la Escuela de Música como parte del coro y algunas intervenciones pequeñitas como solista, pero ya sabes, el cigarro es más fuerte que todos y opté por este.
Luego continué haciendo música para teatro pero ya en un estilo más atmosférico, al mismo tiempo que hacía música para mí.
Hay un álbum que he publicado recientemente “Maldito” que contiene una pequeña parte de los temas que reflejan un poco mi búsqueda y que han sido utilizadas en antiguas obras de teatro. Desgraciadamente no he podido publicar todo lo que he escrito pues es mucho material.
Mi primer álbum publicado en la red “MÙSICA DESDE LA PENUMBRA II” me dio oportunidad para hacer mis presentaciones en directo y desde entonces he tenido la suerte de compartir con grandes amigos y excelentes músicos el quehacer musical, aunque no dejo de reconocer que en este sentido he sido un poco egoísta y casi no permito las colaboraciones a excepción de algunos compañeros.

5.- ¿En qué proyectos estás embarcado actualmente?

A grandes rasgos, la publicación de mi nuevo álbum, “Iluminado” (título tentativo), algunas colaboraciones con Tonio Zipa de Alemania, Therry D`helia de Bélgica y por supuesto el proyecto Babel sin Fronteras, que ha crecido en cada edición.

6.- Recomiéndanos un disco.

Der Hesse Brei de Wim Mertens.

Jorge también nos ofrece un vídeo-clip: "Como tú dijiste que sería", interpretada en directo.






Para acceder a toda la información y música de este compositor, tenemos varias posibilidades:

Jorge Estrada
Babel sin Fronteras (I)
Babel sin Fronteras (II)

4 comentarios:

  1. jorge!!has estado sublime!!..que video!!qie musica!!alucinada me hallo!!...ole ole y ole..si señor!!!!!!besazos a los dos

    ResponderEliminar
  2. Lo peor que le puede suceder a un artista es que su obra nos deje indiferentes y nada más lejos de ello que la música de este verdadero artista.
    Aparte de un músico lleno de sensibilidad y sentimiento, Jorge tiene un estilo propio extremadamente personal e intimista. Su música, tal y como él pretende, llega al alma y bucea en los insondables estados de la misma. Es como una investigación profunda del "yo" por medio de la música.
    Pero si Jorge es excepcional como músico lo es más aún como persona y amigo.

    ¡Un abrazo maestro, felicidades!

    ResponderEliminar
  3. Yo no sé si se entenderá lo que a continuación diré pero… a veces, cuando escucho ciertas músicas (en plural pues aunque la línea de base es la misma su espectro de matices es ancho), percibo tanta vida en su conjunto que pienso que ni la muerte puede acabar con ella. Y me imagino que al morir nosotros, humanos con fecha de caducidad, si finalmente no lo hacemos del todo sino que cambiamos de estado… lo que hallaríamos al otro lado, especialmente a título de recibimiento… de bienvenida… sería fundamentalmente música. Entonces, supongo, que mi cielo se inicia e incluso se sostiene perennemente en notas, sostenidas o bailarinas…

    Y casualmente me asomo aquí y me topo con una tonada llamada “Segundos de eternidad” que, personalmente, me fusiona con el universo. Ahí creo que está el misterio de esas ciertas músicas… el de conectar con la esencia… que a su vez nos permite conectar con ella.

    Si ya sabía yo que algo de razón tenía con mi sentir, aunque suene raro-raro-raro :-)

    ResponderEliminar
  4. Niki:
    Gracias, y otro besazo para ti
    Flanger:
    De acuerdo contigo, Jorge no deja indiferente. Su búsqueda de formas de expresarse es muy interesante!
    Levemente:
    Hum, profundo pensamiento. Es bonito conectar con el universo. Ahora me vienen a la cabeza las armonías celestes, aunque puede que eso sea otra cosa (o tal vez no?) No sé si al morir dejaremos alguna nota suspendida en el aire. Tampoco sería de extrañar... ¡tantas sensaciones producen las músicas!

    ResponderEliminar

Buscar