viernes, 23 de abril de 2010

Rarezas Musicales: Genios en proyecto (I)

¿A qué se dedicaban esos músicos que hoy son tan conocidos, antes de alcanzar la fama? ¿Cuales fueron sus primeros pasos? ¿Reconoceremos a un Vangelis veinteañero más bien gordo y un tanto friqui? ¿O a Kitaro enfadado con sus papás? Todos ellos con más pelo y menos arrugas, tratando de hacerse un hueco en el mundillo, con mayor o menor fortuna al principio, todos ellos consagrados después...


Vangelis

Sí, ya lo sé, Vangelis formaba parte de un grupo llamado Aphrodite's Child, que en su época cosechó un importante éxito gracias a pegadizas canciones pop y a la poderosa voz del gran Demis Roussos. Pero antes de eso, y nada menos que a mediados de los sesenta, formó parte del grupo The Forminx. Este grupo publicó varios sencillos bajo el sello Decca, hoy casi descatalogados, que tuvieron cierto éxito en Grecia, e incluso llegaron a venderse en Reino Unido y Australia. Al poco fueron cedidos al sello griego Pan Vox, con el que editaron dos singles más y un LP recopilatorio, ya en 1975. Vangelis se encargó de los teclados. En este video podemos verle con poco más de veinte años. Dicho sea de paso, fue el compositor de la mayoría de las canciones.




The Forminx: Love without love (Pan Vox, 1.965)




Kitaro



Kitaro estudiaba en la Universidad de Toyohashi para ser empresario - todavía era conocido por su nombre de pila, Masanori -; pero lo que le gustaba realmente era el rollito musical. Ya en la universidad fundó Albatross, grupo asiduo de los fiestones universitarios japoneses. Cuando les dijo a sus papás que pensaba dedicarse a la música, se negaron en redondo, pues querían que su hijo estudiase para que en el futuro llevase la granja familiar. Así que Kitaro montó un cristo y se fue de casa.
Trabajaba como cocinero para pagar sus facturas, al tiempo que perfeccionaba su técnica con los teclados, instrumento que finalmente le sedujo. Se unió al grupo Far East Family Band, y con él recorrió el mundo entero. Precisamente su paso por Alemania le permitió conocer a Klaus Schultze, gurú del Krautrock que tanto influiría en la visión musical del joven Kitaro. El grupo tuvo bastante éxito, pues combinaba sabiamente sonidos espaciales, psicodelia a lo Pink Floyd y todo un arsenal de instrumentos y sabores orientales. Sacaron varios elepés en los años setenta, alguno de ellos producidos por el propio Schultze.





Far East Family Band: Nipponjin (Vertigo, 1.975)




Mike Oldfield


Cuando era todavía un niño, Mike Oldfield pasaba horas y horas tocando una guitarra que su padre le regaló cuando cumplió los siete años. Era su manera de escapar de un hogar opresivo y triste; en la música encontraba la paz que no encontraba en su casa, seguramente esto tiene que ver en su personalidad ciclotímica y contradictoria. Por suerte para la Humanidad, su familia vivia en cierto modo inmersa en la música - su hermano Terry fue un prestigioso músico desde muy joven, y su hermana Sally, que le acompañó durante muchos años de andadura artística, poseía una voz angelical y un gran talento para el canto.
Con sólo diez años, Mike ya tocaba su guitarra en bares y pubs, asombrando a todos con su temprana maestría... y a los catorce años dejó el colegio y formó con su hermana el dúo The Sallyangie. Al año siguiente, su música llegó hasta los despachos del sello Transatlantic, que contrató a la pareja, editando dos sencillos, "Children of the sun" en 1.968 y "Two Ships", un año después. Música folk con tintes hippies, etérea y algodonosa.




Sallyangie: Children of the sun (Transatlantic, 1.968)



Jean Michel Jarre


Hasta el lionés Jarre tuvo una época beat; podría pensarse que la enorme figura de su padre, Maurice, le llevaría a seguir una senda más orquestal, pero el hecho que sus padres se separasen siendo él muy joven le apartó de la figura paterna y de su influencia, de modo que el joven Jean Michel creció un tanto despreocupadamente, más interesado en el estilo pop de los sesenta que en otra cosa. A los diecinueve años enchufa su guitarra eléctrica y funda The Dustbins, grupo con el que experimentaría musicalmente su lado más desaforado, y también sus primeros encargos artísticos, como su intervención en la película franco-belga "Des garcons et des filles" (1.967). En el fragmento de la película puede verse a un jovencísimo Jarre cantando y haciendo el cabestro con la guitarra, pero en el desmadre general de la escena queda muy a propósito.
Tras un breve paso por el beat, se unió al Grupo de Investigaciones Musicales, que defendía la posibilidad de hacer música con cualquier objeto. Unos cuantos sencillos más, hasta llegar a Oxygene. El resto es historia.




2 comentarios:

  1. ¡Ops de lo que se entera una al pasar por aquí!

    Como si el lugar fuera una bunker-enciclopedia musical. Amén de una "discoteca", claro ;-)

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo que intento, Levemente...

    ResponderEliminar

Buscar