sábado, 6 de marzo de 2010

Shostakóvich: Concierto para piano Nº 2 (Andante)


Mi vida es tan triste como la de alguien ante quien se amontona una pila de cadaveres". ¡Ole, qué salero! Dimitri Shostakovich (1906-1975), genio y figura, acusado y perseguido por las ideologías oficiales; adorado por su indomable vanguardismo, era sin duda un bicho raro: exageradamente cortés en el trato, maniático de la limpieza y sincronizador de relojes; obsesionado con la eficiencia del servicio de correos ruso, solía mandarse cartas a sí mismo para verificar cuidadosamente los plazos de entrega. Miope perfecto y excelente árbitro de fútbol. Una personalidad extraña que durante toda su vida mantuvo un halo de amargura en sus actos y en sus palabras. Ello no le impidió ser un referente en la música del siglo XX, a través de sinfonías, conciertos, música de cámara, ballets, bandas sonoras de películas...
En 1.957 compuso su Concierto para piano, Nº 2, en Fa mayor, dedicado a su hijo Maxim. Una de mis piezas favoritas de todos los tiempos es su famoso Andante. Aquí corre a cargo de la New Zealand Symphony Orchestra, dirigida por Cristopher Lyndon-Gee (Naxos).




Dimitri Shostakovich: Concierto para Piano, Nº 2, Andante.

2 comentarios:

  1. Otro genio de la Escuela Intemporal Rusa, con una de sus obras más sublimes, donde su Andante, efectivamente, es en si misma, una de las piezas más melodiosas y hermosas de la historia de la música, y que a mi juicio, sólo se vé superada, por la obra de su compatriota Rachmaninoff y su Concierto nº 2 para piano y orqueta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Has citado otro de mis clásicos imprescindibles, el Concierto nº 2 de Rachmaninov es otra pieza genial (y que sin duda traeré a esta sección). Y también estoy de acuerdo en que el Andante de Shostakovich es melodiosa, hermosa, y de alguna manera "rara" en el repertorio del autor!

    ResponderEliminar

Buscar