lunes, 1 de febrero de 2010

Rarezas: Vangelis - Comet 16


reo que cualquier persona con algún interés por la Ciencia conoce la popular serie de TV Cosmos, creada por Carl Sagan, Ann Druyan y Steven Soter. Originalmente, la banda sonora era una selección entre varios compositores, de los cuales destacaba el griego Vangelis, tanto por su fama como por su contribución a la misma.

En 1.986, y con ocasión del retorno del cometa Halley a nuestros cielos, Carl Sagan decidió publicar una revisión de la serie, esta vez acortada, y conocida con el nombre de Cosmos: A Special Edition. Vangelis aceptó el encargo de escribir una partitura específica para esta nueva edición. Por desgracia, sólo uno de los veintiún temas que Vangelis produjo fue oficialmente publicado: Comet 16, que vamos a escuchar aquí, y que constituye el tema final de la banda sonora...



8 comentarios:

  1. No logro entender por qué no se publica toda la obra de un Genio con mayúsculas como es Vangelis.
    Y no se puede argumentar que es por que no vende o que no es comercial. Es un claro ejemplo de que la genialidad no va reñida con el marketing.

    ¿Alguien le encuentra algún sentido?

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo, no es una cuestión de comercialidad... supongo que habrá otros motivos que a mí, por lo menos, se me escapan: distribución, derechos de autor, no sé, algo debe haber...

    ResponderEliminar
  3. A ver...llegó la "nota levediscordante". No es por hacer la pelotilla, que no es mi estilo (de esto ni mu a tu ego), pero le das unas cuantas vueltas de más al paseo que hace Vangelis por el pedacito de Universo que aparece en esta entrada. Ojo... no hay que olvidar cositas-cosazas extraordinarias como la banda sonora de “Blade runner”, sin embargo este polvo de estrellas... no brilla en igual o superior medida que, por ejemplo, tu blues.

    Claro que gustos... como colores. Al igual que ocurre con la forma de hilar notas musicales.

    Pues eso.

    ResponderEliminar
  4. Hum... me ha gustado la levediscordancia. Está claro que aquí no estamos hablando de un gran trabajo como el que citas. Mi ego tiene un oído muy fino, pero, ejem, que ese polvo de estrellas no brille a la altura de mi blues... me dejas anonadado! Uno se habitúa a mirar hacia arriba y ver artistas que están a años luz... por algo es. De todos modos, tu comentario es de los que alegran el día (egos aparte). Sí, para gustos están los colores, tienes razón.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Con toda seguridad esos artistas que "están a años luz" han tenido oportunidades (sin desmerecer la capacidad de trabajo llevada a la práctica) que otros más... "anónimos" no han gozado. Pues por más difícil que les haya resultado llegar a las "alturas"... un gozo es dedicarse profesionalmente a una pasión.

    Quizás la vela no tenga la intensidad del sol. Pero no por ello deja de iluminar. Y posiblemente lo haga con la potencia que precise el espacio en que se encuentre. A veces... un exceso de luz puede resultar cegador.

    Igual es que hay que creerse... lo que se crea. O que una es amante de esas pequeñas cosas, que a menudo tan inmensas resultan ser :-)

    ResponderEliminar
  6. ¡Y qué envidia (sana, sanita) me dan los que se dedican profesionalmente a una pasión! Imagino que los que brillan así han tenido sus oportunidades y sus contactos, digo yo. Y cuántos artistas y artesanos tan buenos como ellos se tienen que conformar con la luz de la vela, que como dices, también ilumina (menos mal). Si eres amante de las pequeñas cosas, sabrás que las grandes cosas se componen de muchas pequeñas...

    ResponderEliminar
  7. Con frecuencia, las cosas grandes sólo son algunas chiquitas que uniéndose en el carnaval de la vida, se disfrazan con un traje varias tallas mayor. sssshhhhhh...

    ResponderEliminar
  8. Gracias por compartir este enlace... realmente bonita la canción.

    ResponderEliminar

Buscar