jueves, 28 de enero de 2010

Arnold Schönberg: Noche Transfigurada IV



Quietos! ¡No os movais...! Sí, ya sé que Schönberg y el dodecafonismo pueden crear migrañas y ataques de pánico, pero en esta ocasión quiero detenerme en una obra muy especial, una pieza de asombrosa belleza; música hermosa y profunda, escrita por Arnold Schönberg apenas conocer a su futura mujer. Está basada en un poema de Richard Dehmel: una pareja pasea a la luz de la luna por un bosque. Ella le confiesa que le ha sido infiel y espera un bebé de otro hombre, empujada por los deseos de ser madre. El marido, lejos de ponerla a caer de un burro, la comprende, la alaba, y respeta sus instintos...

Schönberg estrenó la obra en Viena, en el año 1.902, y le llovieron las críticas básicamente por haber utilizado un acorde que estaba estrictamente prohibido por la armonía de aquella época... ¡qué cosas! Aunque originalmente fue escrita para sexteto de cuerdas, vamos a escuchar aquí un fragmento de la revisión que el propio compositor hizo para orquesta de cuerdas unos años más tarde, a cargo del señor Von Karajan y la Filarmónica de Viena, en una interpretación excelente.
Más información aquí


2 comentarios:

  1. Fernando López Angulo28 de enero de 2010, 20:30

    ¡Fabuloso! la sensibilidad y el romanticismo desborda todo lo esperado. Está visto que cuanto más criticado el compositor, mejor música tiene. Le sucede lo mismo que a Debussy. Cosas del talibanismo artístico de aquellas épocas...

    ResponderEliminar
  2. Ya ves, Fernando, así son las cosas... la verdad es que Schonberg no es de mis favoritos, pero esta obra siempre me ha gustado mucho. Parece que todavía no había pasado "al lado oscuro"... jejeje. Cuando todavía no había internet, escuché esta música por primera vez en la radio mientras conducía, y me llamó mucho la atención. Cuando el locutor iba a decir quien era el compositor me metí en un túnel y escuché: "Hemos escuchado la música de xxgsgxgxgsgsgsgsssxx..." y luego me costó la de Dios rastrear esta obra, hasta que la localicé también por casualidad...

    ResponderEliminar

Buscar