jueves, 12 de enero de 2012

Grandes Guitarristas: John Williams

Corrían los años treinta del pasado siglo cuando el padre de John Williams abandonó su Inglaterra natal para emigrar a la lejana Australia. Allí conoció a su mujer, con quien compartía el amor por el jazz y el activismo político. Después nació John, que desde bebé vivió inmerso en un ambiente musical. Su padre, Leonard, era por aquél entonces un reputado guitarrista de jazz, que poco a poco iba abandonando su afición por este estilo para interesarse por la música clásica. Cuando John cumplió cuatro años, le regaló su primera guitarra, y aquí comienza la historia de este legendario guitarrista.

Leonard había encontrado su nueva pasión por la música clásica, y desde que su hijo tuvo su guitarra se negó a enseñarle las técnicas improvisatorias y libres propias del jazz que el propio Leonard dominaba, y puso todo su empeño en que su hijo se formara en los conceptos más rígidos del repertorio clásico. Este hecho (que más tarde sería lamentado por un John Williams adulto) sin duda marcó el futuro artístico del joven. Cuando John cumplió once años su familia regresó a Inglaterra, algo muy favorable para él, ya que en Australia no había escuelas donde perfeccionar su técnica en la guitarra, al menos para un futuro guitarrista clásico. Justo en ese año dio un recital ante Andrés Segovia, que quedó muy impresionado por el enorme talento de John: "Un príncipe de la guitarra ha llegado al mundo musical", dijo, después de la actuación.

Con 18 años había grabado ya dos álbumes que cosecharon un gran éxito, y a partir de ahí llegaron las giras por todo el mundo, incluso tuvo el privilegio de tocar en la URSS, tradicionalmente cerrada al artista occidental. El resto es historia: John Williams es hoy en día uno de los guitarristas clásicos más afamados e influyentes, su técnica e interpretación de los clásicos es ya legendaria, y nadie duda de su genialidad. Veamosle interpretar una maravillosa versión de Asturias, de Isaac Albéniz.




Es inevitable para mí traer a la memoria Cavatina, en mi opinión uno de los diez temas más bellos que se hayan escrito en los últimos cien años. Todo el mundo la conoce por ser la pieza más famosa del film El Cazador, pero no fue compuesta para esa película, sino que fue escrita una década antes por Stanley Myers para ser interpretada al piano. El propio John Williams sugirió al compositor que la reescribiera para guitarra. Una versión para este instrumento apareció en la banda sonora de la película The Walking Stick (1.970), pero fue Williams quien popularizó la obra al interpretarla para El Cazador

Escuchemos esta versión. Tengo que confesar que cuando la escucho, siempre pienso que no todo está perdido.





4 comentarios:

  1. Jo macho, ves tocar a este tío y te dan ganas de colgar la guitarra para siempre...qué crack! Son gente tocada por los dioses de las 6 cuerdas, es un placer poder oírles y verles aunque sea por la web.

    Cavatina es una pieza sublime, preciosa y evocadora. Y la interpretación de Asturias es insuperable. Una reverencia desde aquí para el Sr. Williams!!

    ResponderEliminar
  2. Calidad para auténticos sibaritas. Excelente documento :)

    ResponderEliminar
  3. Magnífico!!..

    En youtube está -o al menos estaba hace un par de meses- un video de la interpretación de Cavatina.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Alvaro:

    Muchas gracias... Hombre, tanto como para colgar la guitarra... hay que tenerlo claro, siempre habrá un genio que a los demás nos haga sentirnos pequeños. Estos están fuera de nuestro alcance. Un auténtico dios de la guitarra... Cavatina es una pieza insuperable, por su belleza y por su sensibilidad!!

    Victorespluges:

    Muchas gracias, sí, es para gente que gusta de lo mejor de lo mejor!!

    Víctor: Gracias también, y se agradece también el apunte acerca del vídeo en Youtube. Creo que lo he visto en esta web, pero preferí hacer un enlace a la versión "del álbum" porque sin duda es mi favorita...

    ResponderEliminar

Buscar