lunes, 11 de julio de 2011

The Chieftains - Tears of Stone (por Irene Sanz)

Corría el año 1963 cuando nació en Irlanda el prolífico grupo de música tradicional celta –o irlandesa- conocido como The Chieftains, conformado originariamente por los expertos y geniales Paddy Moloney (gaita tradicional irlandesa), David Fallon (bodhrán, tambor de marco irlandés), Martin Fay (fiddle, violín tradicional irlandés) y Seán Potts (whistle, flauta típicamente irlandesa). Actualmente el grupo lo forman el mismo Paddy, Seán Keane, Matt Molloy –de quien ya hemos hablado antes en este blog con su disco Shadows On Stone - y Kevin Conneff. Martin Fay abandonó The Chieftains en el año 2001, y Derek Bell, otro de sus componentes, lamentablemente falleció en 2002.
Con cuarenta discos a sus espaldas y un recorrido musical envidiable, en este artículo podemos centrarnos en uno de sus discos más heterogéneos y a la vez más variados: Tears Of Stone, lanzado a la venta en el año 1999. Y decimos que se trata de un álbum heterogéneo porque no hay una sola canción incluída en él que no goce de una colaboración con otro artista o grupo, unos más reconocidos, y otros menos:


(con Brenda Fricker y Anúna)
2.- A Stór Mo Chroí.
(con Bonnie Raitt)
3.- The Lowlands Of Holland.
(con Natalie Merchant)
(con Joni Mitchell)
5.- Jimmy Mó Mhíle Stór.
(con The Rankins)
(con The Corrs)
(con Sinéad O´Connor)
8.- Deserted Soldier.
(con Mary Chapin Carpenter)
(con Loreena McKennitt)
10.- Sake In The Jar.
(con Akiko Yano)
(con Joan Osborne)
(con Sissel)
13.- The Fiddling Ladies.
(con Eileen Ivers, Natalie MacMaster, Máire Breatnach y Annbjorg Lien)
(con Diana Krall)


A pesar de lo inmensamente variado y distinto del álbum, lo cierto es que The Chieftains, aunque olvida en cierto modo su propia esencia, es considerable la inmensa capacidad que tiene para darle a cada pieza una esencia que sólo puede otorgar un grupo como este. Cada canción es en sí misma distinta de la anterior, con un carácter propio y diferente, pero sin por ello abandonar el fuerte hilo conductor, la fuerza motriz que hace vibrar cada una al amparo de la dirección de The Chieftains, todo un grupo emblemático dentro del género de la música tradicional irlandesa.



5 comentarios:

  1. No he podido evitar acordarme de Alex mientras leía la reseña! ¿Por qué será?
    Ya tenemos otro título más a tener en cuenta para la colección! 40 discos!!! Por todos los dioses del Olimpo, eso sí que es productividad!

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Jejejejejeje, eso digo yo... ¿Por qué será? Siguen por ahí dando conciertillos, ¿no? Qué grandes los Chicos de las Colinas...

    Un placer, Hermann, gracias por comentar!!!

    ResponderEliminar
  3. Claro, tiene que recordar a Boys of the Hills! Jejeje... Voy descubriendo la música de este estilo gracias a reseñas como éstas.

    Un saludiño!

    ResponderEliminar
  4. Y además, Silvia, acuérdate de que Álex nos contó que en uno de esos viajes, uno de los integrantes de The Chieftains, Matt Molloy -que ya creo que ha salido en alguna reseña del Búnker-, les dejó pasar la noche en su pub particular. La leche... Han actuado juntos alguna vez, ¡eso tiene que haber sido para no perdérselo!

    ResponderEliminar

Buscar