domingo, 7 de noviembre de 2010

Eileen Ivers: Crossing The Bridge



Por Irene Sanz Montero

Eileen Ivers, violinista y música americana con padres irlandeses, nació en Nueva York, el 13 de julio de 1965, criándose en el popular barrio del Bronx, y desde bien joven imperó en ella su gusto por la música celta, comenzando a recibir clases de violín a la tierna edad de nueve años, al cargo de Martin Mulvihill, uno de los grandes músicos irlandeses por aquel entonces.
Ivers fue uno de los miembros fundadores, unos cuantos años después, del grupo de música celta conocido como “Cherish the Ladies”, formado únicamente por mujeres. Con el tiempo, esta magnífica violinista se separó del grupo, tras varios años de grabaciones y giras con él.
Como dato de interés, hay que comentar que colaboró en las bandas sonoras de las películas “Gangs of New York”, y en “Some Mother´s Son”.
El disco “Crossing The Bridge”, del año 1999, goza de 12 canciones de lo más movidas, divertidas y rápidas, llenas de vida y color. Tal es el caso de “Jama”, basada en dos canciones tradicionales: “Fig for a Kiss” y “Langstrom´s Pony”. Ivers toca en ella el violín irlandés, o fiddle, de una forma magistral, vivaracha y jovial, que nos hace ver la vida con algo menos de pesimismo, pese a todo lo malo que nos suele rodear y que vemos todos los días.


Eileen Ivers - Jama

Otra de las canciones que merece especial mención es “Bunch of Keys”, una canción tradicional en la que esta violinista genial toca, con su estilo propio, el fiddle, en tanto que Seamus Egan toca el banjo. Puede notarse en ella cierto toque americano muy especial, capaz de hacernos evocar algo más que un típico paisaje irlandés, quizá los campos de Kansas del Mago de Oz… Que lo juzgue el oyente.


Eileen Ivers- Bunch of keys

Como no podía ser de otro modo, Eileen Ivers se ha dejado influír no sólo por los ritmos y cadencias norteamericanas, sino también por la música electrónica, siendo un magnífico ejemplo “Gravelwalk”, la primera de las canciones, tanto como la canción que le pone el nombre al propio disco: “Crossing The Bridge”.
A pesar de haber pasado unos cuantos años desde su grabación, el disco al completo es un tesoro de la música celta, donde se aúnan elementos diferentes, formando sin embargo un todo homogéneo y armónico, lleno de fuerza, despreocupación y alegría de vivir.
Recomiendo esta música a todos los que gustan de ritmos rápidos, desenfadados y sin complejos.



Eileen Ivers - Gravelwalk


(c) 2010 Irene Sanz Montero

2 comentarios:

  1. Desde luego, eres todo un arca de la sapiencia musical. Me quedo con "Bunch of keys" y "Gravelwalk". Tienen un ritmo frenético. Sólo falta el panelado de madera, las montañas y cerveza en abundancia.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. No seas pelota, Germán, hombre!!! "Arca de la sapiencia musical"...
    La verdad es que resulta una mujer un tanto interesante, y hace una música muy buena, me alegra que te haya gustado. Si tienes oportunidad búscate este disco, ¡seguro que no te arrepientes!
    Un abrazooo!!!
    Irene

    ResponderEliminar

Buscar